Generales

EL SUPERIOR TRIBUNAL DESESTIMÓ LAS OBJECIONES DEL PJ CONTRA EL ESCRUTINIO DEL 8-O

El Superior Tribunal de Justicia consideró “inadmisibles” las objeciones a los resultados finales del recuento de sufragios emitidos durante las elecciones generales, formalizadas por apoderados legales del derrotado frente opositor “Corrientes Podemos Más”.
La Corte provincial no admitió los recursos extraordinarios formalizados por apoderados de la alianza opositora “Corrientes Podemos Mas”, en los que denunciaron “inconsistencias” en los resultados del recuento definitivo de votos emitidos durante las elecciones generales del pasado domingo 8. Entretanto, el malestar crece en el Partido Justicialista (PJ), expresión política conductora de dicho frente, por las cuatro derrotas electorales sufridas durante el año.

El motivo central del reclamo de los apoderados del espacio opositor que postuló a Carlos “Camau” Espínola y Eugenio “Nito” Artaza para gobernador y vice durante la compulsa general, se centró en “inconsistencias” entre “resultados informados por el Centro de Cómputos oficial y los que a primera vista surgían de los cómputos propios”, en alusión al proceso de recuento de sufragios.

En la ocasión, los representantes legales del conglomerado partidario calificaron de “arbitraria” la decisión de la Junta Electoral de no conceder una “prórroga razonable” para poder fundamentar esas diferencias aritméticas.

Al respecto, los ministros Eduardo Panseri, Luis Eduardo Rey Vázquez, Alejandro Alberto Chaín, Fernando Augusto Niz y Guillermo Horacio Semhan coincidieron en señalar que “la Cámara de Apelaciones Contencioso Administrativo no había incurrido en incongruencias ni vicios que habilitarían la procedencia del recurso de nulidad”.

A su vez, manifestaron que “tampoco se impugnó el proceso de validez de una ley, decreto, ordenanza o reglamento bajo la pretensión de ser contrarios a la Constitución de la Provincia”, y a ello “añadieron que los apoderados de la Alianza Frente Corrientes Podemos Más sólo expusieron su discordancia con el análisis efectuado por la Cámara y la decisión adoptada”.

Con esta medida del máximo órgano judicial de la Provincia, la dirigencia peronista debió dirigir hacia las entrañas partidarias la búsqueda de explicaciones sobre las cuatro caídas consecutivas en las urnas ante ECO+Cambiemos. La comunal capitalina del 4 de junio que consagró a Eduardo Tassano intendente citadino, las PASO del 13 de agosto con una diferencia importante de votos a favor de la lista que encabezó Estela Regidor, la victoria de Gustavo Valdés en las generales provinciales y, por último, la similar performance en las legislativas nacionales del pasado domingo 22 del corriente.

En efecto, el revés judicial que se suma a los ya recibidos en materia de candidaturas (inhabilitación de Gerardo Bassi y Víctor Cemborain para la reelección en Goya y Mercedes) profundizó el malestar interno de militantes, afiliados y figuras de fuste que desde la compulsa por la Gobernación buscan al “padre de la derrota”, sin éxito.

A ese tren se subieron en las últimas horas el diputado provincial César Acevedo, quien manifestó que “necesitamos consolidar candidatos con representatividad en sus localidades”, además del interés de su sector por “participar de los espacios de decisión partidaria”.

Y también el intendente electo de Paso de los Libres, Martín Ascúa, se hizo eco del pedido de Acevedo, al señalar que “hay que darle la opción al afiliado de elegir sus autoridades”.

“El Congreso partidario es importantísimo pero el afiliado viene pidiendo internas y veo extremadamente necesario llamar a elecciones”, concluyó Ascúa.

“El recuento terminó con total normalidad”

El presidente de la Junta Electoral provincial Gustavo Sánchez Mariño defendió el “normal” desenvolvimiento del proceso de escrutinio definitivo, y despegó el organismo que encabeza de las críticas que luego formalizó ante la Corte provincial el Partido Justicialista.

Sánchez Mariño se desmarcó de los señalamientos, mediáticos primero y judiciales luego, finalmente formulados por los apoderados del Partido Justicialista (PJ) Félix Pacayut y Silvia Casarrubia de “Cambio Popular”.

Al respecto el presidente de la Junta Electoral manifestó que llegado el momento del cierre del recuento final de votos emitidos en las generales del domingo 8, “se preguntó (a apoderados partidarios) si tenían alguna objeción concreta y dijeron que no. Entendimos que el escrutinio definitivo debería ser declarado válido y así lo hicimos”, explicó.

A partir de ese momento empezaron a multiplicarse las voces opositoras que objetaron el procedimiento, con denuncias de incongruencias entre los datos oficiales y los propios.

“No encontramos ninguna inconsistencia”, replicó Sánchez Mariño, quien recordó que en la ocasión “dimos la palabra a apoderados de otras fuerzas, no dijeron nada, por lo que el escrutinio se cerró con total normalidad”, mantuvo.

“Todos los apoderados tuvieron la posibilidad de chequear mesa por mesa” el desarrollo de la instancia, recordó, “cuando fue el momento no pudieron acreditar inconsistencias y se dio por cerrado el proceso”, concluyó.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar