Generales

ROBARON DOS DEPARTAMENTOS CÉNTRICOS EN LA CIUDAD DE CORRIENTES

El delito se produjo mientras los dueños de los inmuebles no estaban. Los ladrones traspasaron la puerta de la planta baja y subieron a uno de los pisos. Escaparon con dólares, pesos, alhajas y computadoras. Uno de ellos se movilizaría en una bicicleta.

Una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro, tan­to en dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses co­mo en pe­sos, al­ha­jas y equi­pos elec­tró­ni­cos fue­ron sus­tra­í­dos del in­te­rior de dos de­par­ta­men­tos si­tua­dos en el cen­tro de la ciu­dad de Co­rrien­tes.

El de­li­to ocu­rrió en au­sen­cia de los due­ños de am­bos in­mue­bles, quie­nes al re­gre­sar más tar­de ex­pli­ca­ron an­te las au­to­ri­da­des po­li­cia­les acer­ca de la fal­tan­te de efec­ti­vo co­mo tam­bién de com­pu­ta­do­ras por­tá­ti­les e in­clu­so va­ria­da can­ti­dad de jo­yas.

De acuer­do a in­for­ma­ción co­no­ci­da los ilí­ci­tos que­da­ron al des­cu­bier­to al­re­de­dor de las 18 en el pi­so su­pe­rior de un edi­fi­cio de ca­lle Hi­pó­li­to Yri­go­yen al 1.800, en­tre Ju­juy y Pa­ra­guay, del ba­rrio Li­ber­tad.

Au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Cuar­ta de­bie­ron acu­dir an­te un lla­ma­do al sis­te­ma de emer­gen­cias 911 en el que una per­so­na in­di­có ha­ber ha­lla­do las puer­tas for­za­das de de­par­ta­men­tos con­ti­guos.
Al lle­gar al lu­gar, los efec­ti­vos cons­ta­ta­ron que se ha­bía pro­du­ci­do un ca­so de do­ble ro­bo aden­tro del edi­fi­cio.

Tras­cen­dió que pa­ra in­gre­sar, los la­dro­nes bur­la­ron el sis­te­ma de se­gu­ri­dad de la puer­ta de plan­ta ba­ja, as­cen­die­ron me­dian­te las es­ca­le­ras y des­pués ha­brí­an for­za­do ca­da una de las aber­tu­ras de ac­ce­so a los do­mi­ci­lios ve­ci­nos.

En pre­sen­cia de los dam­ni­fi­ca­dos com­pro­ba­ron el de­sor­den ge­ne­ra­do en el in­te­rior, ya que cla­ra­men­te los mal­he­cho­res bus­ca­ban di­ne­ro en efec­ti­vo o bien al­ha­jas.
Al fi­nal, hu­ye­ron con una im­por­tan­te su­ma de dó­la­res, pe­sos ar­gen­ti­nos y al me­nos tres equi­pos in­for­má­ti­cos que ha­brí­an car­ga­do a una mo­chi­la.

Lue­go de la in­ter­ven­ción po­li­cial co­men­za­ron los tra­ba­jos de pes­qui­sa y pe­ri­cias res­pec­ti­vas, co­mo ser la bús­que­da de hue­llas di­gi­ta­les. Al me­nos un tes­ti­go ha­bría di­cho ver en el trans­cur­so de la tar­de a una per­so­na des­co­no­ci­da.

En es­te sen­ti­do tras­cen­dió un da­to que era muy te­ni­do en cuen­ta. El sos­pe­cho­so lle­gó en una bi­ci­cle­ta ti­po moun­tain bi­ke e in­gre­só al edi­fi­cio con el cas­co de se­gu­ri­dad co­lo­ca­do en la ca­be­za.

Exis­ten pre­sun­cio­nes cla­ras de que el au­tor (o los au­to­res) del gol­pe ha­brí­an es­ta­do al tan­to de la sa­li­da de los due­ños de am­bos de­par­ta­men­tos.

Pa­ra vio­len­tar las puer­tas usa­ron un ob­je­to con­tun­den­te, tal vez una ba­rre­ta o des­tor­ni­lla­dor gran­de.
Al cie­rre de es­ta edi­ción no ha­bía pre­ci­sión so­bre los la­dro­nes.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba