Generales

Usuarios de SUBE explican por qué solo recargan en locales céntricos

A pesar de la incorporación de nuevos locales de venta de saldo, muchos usuarios comentaron que recargan la tarjeta del colectivo en los comercios céntricos. Aseguran que en otras zonas hay constantes demoras, fallas en el sistema y persiste el cobro de plus.

 

La utilización del sistema Sube en el transporte urbano capitalino lleva más de un año de vigencia y la unificación de la forma de pago es casi total, con muy pocos pasajeros estudiantiles que aún no forman parte del mecanismo. En este contexto, la disponibilidad de saldo para recargar los plásticos se vuelve un punto clave, aunque genera visibles dificultades, sobre todo en algunas zonas de la ciudad.
En un recorrido realizado en paradas de colectivos de distintos sectores, muchos usuarios coincidieron en que el sistema de recarga aún presenta complicaciones y contratiempos en los barrios más alejados. De esta manera, más allá de que en el último tiempo se amplió considerablemente la cantidad de locales habilitados, los usuarios expresan su preferencia por recargar el saldo de la Sube en los locales más populares, por comodidad y confiabilidad.
Sobre esta cuestión, una persona comentó en la parada de La Rioja y Junín que “soy de Laguna Brava y hay un solo lugar donde cargar y no siempre tiene saldo disponible”. Esta es una de las cuestionen que sobresalen entre las quejas de los pasajeros, marcando la principal diferencia entre algunos puntos barriales y los que se ubican en el casco céntrico. “Hay veces que hacés media hora de fila y antes de que sea tu turno se quedan sin crédito”, comentó otra persona, del barrio Parque Cadenas.
Por estas complicaciones que persisten en la periferia, a pesar de la ampliación de locales adheridos, muchos usuarios deciden recargar la Sube en comercios céntricos. En este sentido, una persona del barrio 17 de Agosto dijo a este matutino que “siempre cargo en la esquina de Salta y Junín; se tarda un poco, pero seguro se consigue y siempre funciona el sistema”.
Otro usuario comentó una situación similar y dijo que “siempre recargo en dos o tres lugares del centro, aprovecho cuando estoy cerca así evito problemas porque cerca de mi casa en el barrio Santa Rita no es seguro”.

Cargas
Las complicaciones y demoras que se dan en algunos puntos generan, a su vez, dificultades en los lugares céntricos, donde muchas veces se observa una sobrecarga de demanda en algunos lugares específicos como el que está por calle Salta o en la zona del puerto.
Estos mismos problemas hicieron cambiar, de alguna manera, los hábitos de recarga de muchos pasajeros, que buscan evitar hacer recargas seguidas y prefieren comprar el mayor saldo posible, de una sola vez. Al respecto, varios usuarios coincidieron en que “le cargo lo máximo que puedo para no tener que ir muy seguido”, comentó una de las personas, mientras que varios otros indicaron que buscan comprar un mínimo de $100, o más, para poder utilizar al menos varios días.

Irregularidades
Más allá de los controles a través de los que se sancionaron a varios locales que cobraban un plus por cada recarga, en algunos barrios periféricos persiste este tipo de acciones no permitidas. Varios usuarios comentaron a este medio que el cobro de un extra por cada transacción se da de manera frecuente, como por ejemplo en Laguna Brava y barrios cercanos.
El plus solicitado oscila entre los $2 y los $5, generando un mecanismo ilegal en el que, además, muchas personas acceden por cuestiones de tiempo y comodidad, sin hacer las denuncias correspondientes ante el Municipio.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar