Deportes

Al correntino Maxi Mesa lo quieren en Boca Juniors

Se conocieron en Gimnasia, donde Alfaro se cruzó con la CD por él y hasta presentó la renuncia. Ahora, el técnico lo quiere en Boca y Maxi está feliz por el interés. ¿Lo largará Rayados?

-Le dije a Onofri que mida lo que hace, porque si vende a Meza no va a poder salir a la calle. Me dolería perder a un jugador así. Es un crack.

 

Fue en septiembre del 2016. Gustavo Alfaro había tenido una participación activa en la conformación del plantel de Gimnasia para la temporada y consideraba a Maximiliano Meza una pieza muy importante del equipo. El correntino se había afianzado con Pedro Troglio y luego había pasado por un bajón, pero con Lechuga había despegado definitivamente. Estaba en su mejor momento en el Lobo cuando Independiente, a partir de una lesión de Leandro Fernández, lo fue a buscar en medio del campeonato. Y el DT explotó contra el presidente del club.

 

“La Comisión Directiva resolvió por unanimidad repudiar las desaprensivas expresiones vertidas por el señor Gustavo Alfaro. Las mismas han generado una profunda desilusión, por lo que se lo invita a una reflexión”, le respondió Gimnasia a su técnico a través de un comunicado.

 

Al día siguiente, Alfaro puso su renuncia a disposición en una conferencia de prensa y, aunque no se la aceptaron, fue el principio de su final: Meza pasó a Independiente, el DT quedó tocado y en mayo del año siguiente terminó yéndose. “Cuando uno quiere estar en un lugar, está, y cuando no quiere estar, no está”, dijeron los dirigentes platenses.

Fue en enero del 2019. El mismo Alfaro estaba delante de la oportunidad más grande de su carrera, la que no imaginaba que podía llegarle a los 56 años, cuando estaba pensando en que Huracán sería el último club que dirigiría. En uno de los salones del Sofitel Los Cardales, donde Boca realizaba la pretemporada, el DT trajo el nombre de aquel jugador por el que quiso irse del Lobo y lo puso sobre el escritorio del flamante director deportivo Nicolás Burdisso. Porque ya se había complicado la posibilidad de incorporar al Huevo Acuña y, en esa búsqueda de un volante “vertical con cambio de ritmo”, Meza se convirtió en la principal alternativa, por la que Boca hizo un sondeo y arrimó una cifra cercana a los 20.000.000 de dólares de la cláusula de rescisión. Pero como se había incorporado a Rayados de Monterrey hacía unos meses, la negociación ni llegó a comenzar.

 

Ahora, después de un semestre sin ningún volante de esas características, Lechuga volvió a la carga y le insistió a Burdisso por refuerzos en el puesto, con el mismo Meza de nuevo como prioridad. Aunque en un escenario diferente en México. “En lo personal, esperaba jugar más”, dijo el futbolista que estuvo apenas 12 partidos como titular en el equipo que ganó la Liga de Campeones de la Concacaf. “Mi autocrítica pasa porque no tuve el nivel que mostré en Independiente”, agregó días atrás en una entrevista.

 

El conocimiento y la relación entre Alfaro y Meza es claramente otro punto a favor de las posibilidades de Boca. “Me conoce y lo conozco muy bien. Los seis meses que estuve con él en Gimnasia fueron muy buenos y el interés de Boca creo que es por él. Es algo muy lindo para un jugador que un técnico se interese constantemente”, completó el mediocampista de 26 años que jugó el Mundial de Rusia pero se quedó afuera de esta Copa América.

 

Meza, al igual que el otro apuntado Toto Salvio, le daría al entrenador xeneize la posibilidad de conformar un 4-4-2 más a su medida. En este primer semestre, se vio obligado a apostar por un delantero por la derecha y un enganche por la izquierda. “Ni Villa ni Pavón son volantes laterales, ni Reynoso es un volante lateral. O sea, te pueden ocupar esa posición, pero no terminan teniendo el oficio que esa posición amerita”, explicó el DT hace varias semanas en una charla con Olé.

 

¿Y qué mejor que un volante lateral conocido para cubrir esa vacante? Ramiro Scandolo

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar