Locales

Resaltan el perfil de socialización de las ferias barriales itinerantes

Hace tiempo existen en la ciudad de Corrientes ferias y mercados populares. Estas se desarrollan fundamentalmente en espacios públicos, preferentemente plazas, del centro de Corrientes.

Y eventualmente, fuera de las cuatro avenidas. No caben dudas de que es una excelente oportunidad, en donde consumidores y productores se ven cara a cara. Es un fenómeno muy interesante para analizar, ya que de esta manera se evitan todo tipo de intermediaciones, que encarecen los productos que allí se ofrecen.

El perfil de estos productores coincide con aquellos que están incluidos dentro del universo de la economía social. Desde pequeños emprendimientos familiares, hasta PYMES con estrategias más sofisticadas de comercialización de productos.

Este espacio es un ámbito de encuentro. Un lugar de socialización en donde no sólo se produce el fenómeno de intercambio comercial, sino también los vecinos comparten experiencias y vivencias cotidianas. Todo esto, en épocas de crisis, adquiere una dimensión insospechada. Se ve en los productores un esmero particular respecto a la calidad de los productos. Hay una atención personal que las grandes cadenas de supermercados han perdido hace tiempo. Productos frescos abundan en beneficio del consumidor y también del bolsillo de los vecinos.

Somos conscientes que son épocas en donde la racionalización del gasto es fundamental para la supervivencia de las familias. Por ello, todo este fenómeno comercial, pero al mismo tiempo social, debe ser acompañado y sostenido como política de Estado. En este sentido, pienso que también debe ser un espacio inclusivo y que todos los vecinos deben tener la oportunidad de poder experimentar el contacto directo con los productores.

Por ello es esencial que estas ferias, que sabemos son itinerantes, se repliquen en todos los barrios de Corrientes y que no sean sólo privilegio de los barrios del centro y eventualmente, alguno de la periferia. Se debe alentar con todo tipo de apoyo estatal que cada vez más productores puedan acercarse y ofrecer su trabajo a los vecinos de la ciudad.

De esta manera, puede convertirse en un instrumento fundamental para resistir la crisis, que entendemos, afecta a todos. También debe ser la oportunidad para que se mejore la oferta del menú de productos. No podemos dejar de lado a los propios artesanos en la construcción de este espacio de intercambio.

Por eso sostengo con toda firmeza, que estas ferias deben estar presentes en todos los barrios con un cronograma previsible y que genere, de esta manera, hábitos de consumo saludable para los vecinos de la ciudad. Reconozco que soy un asiduo asistente a tipo de ferias, donde ya conozco por sus nombres a quienes ofrecen sus productos. E inclusive, muchos de ellos me han invitado a sus huertas familiares para que vea de qué manera, sin la utilización de agroquímicos, se generan productos saludables.

Cómo no apoyar a este tipo de emprendimientos familiares que generar alivio a las economías domésticas con productos de calidad. Es por ello que desde el Consejo Deliberante propongo trabajar profundamente respecto a la multiplicación de estas ferias que reconocemos son tan importantes para todos los participantes de ese mercado. En este aspecto, la Municipalidad de Corrientes debe fortalecer este tipo de iniciativa implicando cada vez más a otros productores para que la oferta sea continua y de provecho para todos.

Entiendo también que detrás de muchos productores hay cooperativas que con mucho esfuerzo generan productos que son comercializados en estos espacios públicos. El Estado debe estar presente, muy presente, para beneficio de todos.

 

Diario Època 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar