Interior

Detuvieron a otras cinco personas por la venta ilegal de terrenos en Esquina

Tres abogadas, un policía de la Federal y la hija de la anciana que permanece con prisión domiciliaria se encuentran a disposición de la Justicia. Todos deberán declarar en las próximas horas.

Tres abogadas, un policía de la Federal y la hija de Zulma Ojeda (beneficiada con arresto domiciliario), fueron detenidos en las últimas horas acusados de participar en la falsificación de documentos públicos y posterior venta ilegal de terrenos en la ciudad de Esquina.

El juez de Instrucción de Esquina, doctor Gustavo Vallejos, ordenó la detención de las abogadas Galeano, Aguirrezabal y Ojeda, del integrante de una fuerza federal (CDW)  y de la mujer que es familiar de la anciana.
En la Comisaría 1ª permanecen alojadas la doctora Aguirrezabal y el personal de la federal (quien habría sido notificado de su separación de la fuerza) y  la reciente detenida de apellido Ojeda( hija de la mujer de 72 años), mientras que las letradas Galeano y Ojeda se encuentra alojadas en el hospital San Roque de esa localidad, con custodia policial.

Cabe recordar que hace unos días le concedieron la libertad al escribano Daniel Granero luego de abonar una caución de $350.000,

El caso se origina por una  denuncia realizada por Rubén Teodoro Casares, un empresario que acusó al escribano y a la mujer cómplice por “desbaratamiento de derecho acordado, adulteración y falsificación de documentos públicos”.

Se acusa al escribano y a la mujer por la venta de cuarenta (40) terrenos que habían sido adquiridos por el denunciante pero que, posteriormente, se enteró de que habían sido vendidos sin su consentimiento y, presuntamente, con documentación falsa.

El denunciante declaró en la sede judicial que la adquisición de los terrenos la había hecho en 2013, comprándolos a herederos de un hombre fallecido, propietario titular de las tierras, en una operación concretada en Buenos Aires. Más adelante, tras haber hecho una consulta, descubrió que dichas tierras habían sido registradas por Zulma Ojeda.

Para el denunciante, para concretar la inscripción y posteriormente la venta, la señora Ojeda y el escribano Granero han falsificado los instrumentos públicos en las escrituras, es decir, han falsificado la firma de una persona fallecida.

En la denuncia, Rubén Casares también acusó a tres abogadas de haber intervenido en la maniobra que, teniendo pleno conocimiento de la situación, contribuyeron a materializar el hecho, atento a que tenían pleno conocimiento de las circunstancias fácticas y jurídicas relacionadas con el inmueble cuya escritura traslativa de dominio  materializó el notario ya denunciado, según dice en el escrito presentado ante la Justicia.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar