Provinciales

Centro de Jubilados sigue intervenido y con denuncias judiciales

El Gobierno provincial prorrogó hasta octubre el proceso. Afiliados piden convocatoria a elecciones. Avanza una causa por supuestas irregularidades en la institución.

El pa­sa­do 23 de abril fi­ni­qui­tó el de­cre­to de pró­rro­ga de in­ter­ven­ción del Cen­tro de Ju­bi­la­dos de Co­rrien­tes y se ex­ten­dió por otros seis me­ses más lo que ge­ne­ró ma­les­tar en mu­chos afi­lia­dos que rei­te­ran la ne­ce­si­dad de nor­ma­li­zar la ins­ti­tu­ción a tra­vés de elec­cio­nes li­bres. En pa­ra­le­lo, exis­te una de­nun­cia en el Juz­ga­do en lo Con­ten­cio­so y Ad­mi­nis­tra­ti­vo Nº2 por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y eco­nó­mi­cas.

El Go­bier­no pro­rro­gó por 180 dí­as (has­ta oc­tu­bre) la in­ter­ven­ción en­ca­be­za­da por Ju­lia Fer­nán­dez Al­ca­raz. “No se res­pe­tó el an­te­rior de­cre­to que cla­ra­men­te in­di­ca­ba que se de­bía re­a­li­zar un in­for­me eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro abar­can­do lo he­cho des­de 2016, lla­mar a una asam­blea pa­ra con­vo­car a elec­cio­nes 90 dí­as an­tes del fin de la in­ter­ven­ción, na­da de eso se cum­plió”, in­di­có Jus­to Fran­co re­fe­ren­te de los ju­bi­la­dos.
“E­ra un de­cre­to que con­di­cio­na­ba la con­ti­nui­dad de Al­ca­raz, en cam­bio la ra­ti­fi­ca­ron, es­te nue­vo de­cre­to es­ti­pu­la lo mis­mo pe­ro no te­ne­mos ga­ran­tía de cum­pli­mien­to, ad­ver­ti­mos una cla­ra fal­ta de res­pe­to a los adul­tos ma­yo­res”, in­di­có.

En mar­zo se re­a­li­zó una pre­sen­ta­ción ju­di­cial en el Juz­ga­do en lo Con­ten­cio­so y Ad­mi­nis­tra­ti­vo Nº2 por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des. “Se­gui­mos re­ca­ban­do prue­bas que son con­tun­den­tes”, ex­pli­có la abo­ga­da Ana Ma­ría Ma­ciel. “Es in­cre­í­ble que en to­dos los de­cre­tos de in­ter­ven­ción se in­di­que que de­be ser por un tiem­po aco­ta­do al tra­tar­se de una aso­cia­ción ci­vil, que de­be ser ma­ne­ja­da por sus afi­lia­dos y no por ter­ce­ros, pe­ro la in­ter­ven­ción per­sis­te”, agre­gó. Fran­co ma­ni­fes­tó que “hay un uso dis­cre­cio­nal de los re­cur­sos del Cen­tro de Ju­bi­la­dos pa­ra ha­cer cam­pa­ña y po­si­cio­nar a una de­le­ga­da de Caa Ca­tí, por­que es­tán ar­man­do una lis­ta pro­pia y aque­llos que no co­mul­gan con las ide­as de la in­ter­ven­ción son re­mo­vi­dos”. A mo­do de ejem­plo ci­tó los ca­sos de Mer­ce­des, Mbu­ru­cu­yá, Vi­ra­so­ro y Mon­te Ca­se­ros. “Tam­bién des­pi­die­ron pro­fe­sio­na­les de la se­de cen­tral co­mo una abo­ga­da, una ki­ne­sió­lo­ga y per­so­nal de la far­ma­cia”, de­ta­lló.

Va­le re­cor­dar que en ma­yo de 2016, el Cen­tro de Ju­bi­la­dos fue in­ter­ve­ni­do por dis­po­si­ción de la Ins­pec­ción Ge­ne­ral de Per­so­nas Ju­rí­di­cas. En un pri­mer mo­men­to se con­for­mó una co­mi­sión nor­ma­li­za­do­ra pos­te­rior­men­te tras va­rias idas y vuel­tas, fue nom­bra­da Al­ca­raz.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar