Generales

Un avión de Flybondi se rompió antes de despegar y dejó pasajeros varados en El Palomar

Nuevamente la low cost, vinculada al gobierno nacional, fue protagonista de fallas en una de sus aeronaves y la queja de los pasajeros se hizo sentir fuertemente.

Los aviones averiados y los vuelos interminables ya son moneda corriente en la polémica Flybondi, aerolínea vinculada a funcionarios del gobierno nacional, entre ellos el presidente Macri, el ministro de transporte Guillermo Dietrich y el ex vice Jefe de Gabinete Mario Quintana, todos imputados en una causa penal que lleva a delante el fiscal federal Di Lello para determinar si son los verdaderos dueños de la low cost.

 

En esta ocasión los problemas se originaron en el aeropuerto de El Palomar, rechazado en forma masiva por los vecinos de los seis municipios de la zona que reclaman por los efectos nocivos que padecen. De allí debía partir hacia Iguazú el vuelo FO 5100 a las 14:25 de este lunes pero no sucedió. Cuando los pasajeros se encontraban en el avión listos para despegar, el Boeing 737 sufrió fallas que lo dejaron fuera de servicio y obligaron a abortar la operación. Los viajantes quedaron varados por largas horas y pudieron partir pasada la medianoche del lunes, por lo que llegaron a destino  10 horas después del horario programado.

 

A su vez, el vuelo FO  5101, que debía aterrizar en la base militar del oeste del conurbano bonaerense desde Misiones a las 18:40 de ese día, arribó a las 04:30 del martes. El avión averiado es el de la matrícula LV-HFR que fuera bautizado como “Arturo” y es alquilado por la empresa tras haber pasado por cuatro low cost distintas: Sriwajaya Air, AnadoluJet, SunExpress y Air Berlin.

 

“Arturo” es el Boeing 737-800 que se despresurizó el 17 de noviembre cuando cubría el trayecto entre Iguazú y El Palomar, por lo que cayó más de 25 mil pies de altura en 3 minutos y aterrizó de emergencia en El Palomar.

 

Por su parte, el vuelo FO 5220 debía salir de El Palomar hacia Tucumán a las 19:10 del lunes,  tuvo una demora de 17 horas y recién pudo despegar alrededor de las doce del mediodía de este martes. Además, el FO 5221 previsto para aterrizar en la provincia de Buenos Aires a las 23:25 del lunes, recién lo estaría haciendo a las 15:30 de la tarde del martes. Estos problemas se suman a los cientos de incidentes que la propia Flybondi reconoció que padeció en su primer año en un documento entregado al ministro Dietrich.

 

Demoras, fallas y quejas de los pasajeros, una historia repetida

 

Episodios similares a los de estos días sucedieron semanas atrás. En la primera ocasión, el 14 de febrero, fallas mecánicas en varios aviones originaron importantes demoras en los vuelos entre El Palomar y Mendoza, Iguazú, Bariloche, Corrientes y Posadas. El 18 de febrero, las demoras por fallas en los aviones afectaron los vuelos entre El Palomar y Tucumán, Iguazú, Jujuy y Córdoba.

 

En la actualidad tanto Flybondi como también JetSmart (cuyo dueño William Franke participó del vaciamiento de Aerolíneas Argentinas y Austral en los ’90 dejándola al borde la quiebra en 2001), utilizan el aeropuerto de El Palomar, que además de estar denunciado por supuestas vinculaciones con el narcotráfico y lavado de dinero, posee una demanda judicial ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por el uso comercial del lugar.

 

Hace seis meses rige la solicitud de clausura definitiva del aeropuerto El Palomar del Fiscal Federal Di Lello, quien alerto que la Justicia debe actuar «antes que se caiga un avión y haya que lamentar centenares de muertos entre pasajeros y vecinos de El Palomar y alrededores».

 

El conflicto del aeropuerto El Palomar también le costó el puesto a Julian Cook quien fue desplazado de su cargo como CEO de Flybondi por decisión de los inversionistas que le recriminaron como mayor error estratégico haber elegido la Base Militar de El Palomar para volar en Buenos Aires.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar