Generales

COLECTIVOS URBANOS: EL GOBERNADOR SE INTERIORIZÓ DE LA PROBLEMÁTICA

Los usuarios del transporte público de Capital siguen sufriendo las consecuencias de la interrupción del primer servicio y las dos últimas horas de la noche. El titular de la UTA Corrientes se reunió ayer con Gustavo Valdés para brindarle detalles del conflicto.

El conflicto del transporte en el interior del país se agrava, sobre todo en las capitales de las provincias y en las localidades con mayor densidad poblacional. En la ciudad de Corrientes, los usuarios sufren la reducción horaria y afirman que a más de una semana del inicio de la medida, la situación se hace cada vez más complicada.

Ayer, el titular de la UTA se reunió con el gobernador Gustavo Valdés. El gremialista informó que el Mandatario mostró su preocupación por la falta de solución al conflicto.

Tras el fin de semana largo, en el primer servicio de ayer, los usuarios de la ciudad de Corrientes volvieron a padecer las demoras para llegar a tiempo a los lugares de trabajo o de estudios. Por la noche, también hubo inconvenientes para las personas que pretendían, en su gran mayoría, volver a sus casas.

La medida proseguirá hoy. Mañana, en la Secretaría de Trabajo de la Nación, funcionarios de esta cartera volverán a recibir a los integrantes del Consejo Directivo Nacional de UTA y de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP).
De ese encuentro puede llegar una propuesta que destrabe el conflicto. De no ser así, las medidas podrían intensificarse.

Ante este marco de situación, el Gobernador de la Provincia se reunió ayer por la mañana con el titular de la seccional Corrientes de UTA.

Tras el encuentro, Rubén Suárez calificó de “positiva” la reunión que tuvo con el Mandatario provincial. A su vez dijo que “van a mantener el diálogo para ver cómo la Provincia puede colaborar en este escenario complejo que se vive en el interior del país”.

En tanto el dirigente sindical señaló que le explicaron “la problemática del transporte y lo que entendemos que se avecina”.
“Nuestro máximo representante de la provincia debe estar informado de la situación”, afirmó a la vez que no descartó que más adelante se realice una reunión ampliada con participación de intendentes y del Gobernador para evaluar la cuestión de los subsidios.
Finalmente reiteró que no hubo avances en la actual Secretaría de Trabajo de la Nación ni con los empresarios y que “seguirán esperanzados en llegar a una solución” y señaló que debido a esto, “las medidas de fuerza van a seguir”.

Postura empresarial
Desde la Cámara Empresaria de Transporte Urbano de Corrientes (CETUC) señalaron que la situación es más que complicada y que el diálogo con las autoridades del Ejecutivo Municipal está interrumpido.

“A nivel local no se nos convoca, lo que manifiesta un absoluto desinterés por solucionar la situación. No tenemos margen de maniobra”, expresó Javier Harfuch, vocero de la CETUC en comunicación con una emisora local. El representante del sector empresario del transporte advirtió que “no les alcanza para cubrir costos y a este ritmo hasta habrá problemas para pagar sueldos”.

En este sentido detalló que “por un lado tenemos las medidas de fuerza y por otro lado no se avanza ni hay intenciones de buscar una solución por parte de las autoridades municipales”.

Para Harfuch la situación se enmarca en dos ejes: “La quita de subsidios y por otro lado la evolución de los costos. Es imposible dar el servicio con tarifas establecidas con costos del año pasado”.

Además agregó que “el 3 de septiembre presentamos una situación de crisis pero no se nos convoca. Van 10 días de conflicto y la situación tiende a agravarse”.

“Entendemos el malestar de la gente pero esta huelga diaria también implica el deterioro económico de la empresa. Hay reducción de ingresos al no trabajar en momentos de mucha demanda, justo teniendo una tarifa absolutamente depreciada”, explicó.

El representante del sector empresarial explicó que “la realidad nacional es una, pero hay otra situación compleja y es la que se vive en la ciudad. Es matemática básica: no nos alcanza para cubrir costos y vamos a una crisis absoluta del transporte”.

Por último aclaró que a nivel nacional hicieron gestiones para tratar de destrabar la situación. “Hay intenciones de buscar una salida al tema, pero en concreto lo único que se sabe es que desde enero un porteño pagará alrededor de 13 pesos y nosotros vamos a tener que elevar la tarifa a 40 pesos”, concluyó.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar