Generales

SEGUIDORES: DOS JUBILADOS TERMINARON BALEADOS

Lo afirmó el hijo del matrimonio de jubilados heridos frente a su casa. La mujer, de 63 años, sufrió un impacto al lado del ojo y su esposo tiene 13 orificios de proyectiles de goma.
El hi­jo del ma­tri­mo­nio de ju­bi­la­dos he­ri­do el sá­ba­do a la ma­dru­ga­da en la ca­pi­tal co­rren­ti­na co­mo con­se­cuen­cia de un dis­pa­ro de es­co­pe­ta con pro­yec­ti­les de go­ma, afir­mó ayer que la agre­sión fue de par­te de po­li­cí­as que cir­cu­la­ban en un mó­vil ofi­cial al que lo­gra­ron iden­ti­fi­car.

“Es­ta­ban sen­ta­dos y les dis­pa­ra­ron des­de un mó­vil de la Po­li­cí­a” di­jo Ju­lio, hi­jo de Li­dia, de 63 años, y de Dio­ni­sio, de 65, los se­xa­ge­na­rios que per­ma­ne­cie­ron in­ter­na­dos a lo lar­go de un día en el Hos­pi­tal Es­cue­la.

“Mi ma­má tie­ne un im­pac­to en el pár­pa­do del ojo iz­quier­do. Mi pa­pá, dos pro­yec­ti­les in­crus­ta­dos en la pel­vis, y he­ri­das de cua­tro en el mus­lo de­re­cho y otros sie­te en un bra­zo”, agre­gó.

El epi­so­dio de san­gre su­ce­dió en ca­lle Las He­ras al 2200, ca­si Go­ber­na­dor Cont­te del ba­rrio San­ta Ro­sa, en la zo­na de la ca­pi­tal po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo “La Viz­ca­cha”.

En esa es­qui­na, an­te­a­yer a eso de la 1:30 se pro­du­jo la con­gre­ga­ción de un gran nú­me­ro de “se­gui­do­res” de un gru­po de mú­si­ca tro­pi­cal, que ac­tuó en un even­to fa­mi­liar, a me­dia cua­dra.

“Los se­gui­do­res no tu­vie­ron na­da que ver con lo que les pa­só a mis pa­dres. La ca­mio­ne­ta de la Po­li­cía en­tró de con­tra­ma­no y cuan­do pa­sa­ron fren­te a ca­sa dis­pa­ra­ron; así, de la na­da, des­de 3 me­tros y me­dio”, se­ña­ló Ju­lio.

“Te­ne­mos tes­ti­gos y voy a ir has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Mis pa­dres, no sé có­mo van a que­dar des­pués de es­to; se­gu­ro ten­drán me­ses de re­cu­pe­ra­ción” agre­gó el hom­bre, en diá­lo­go con los medios.

“Hi­ce la de­nun­cia en la co­mi­sa­ría de­ci­mo­no­ve­na. Sa­be­mos cuál fue el mó­vil en el que iban esos po­li­cí­as; aho­ra que­re­mos to­das las ex­pli­ca­cio­nes, que al­guien de la ca­ra y se ha­ga Jus­ti­cia” re­mar­có.

La pre­sen­cia po­li­cial en la zo­na obe­de­ció a lla­ma­dos de ve­ci­nos so­bre dis­tur­bios, rui­dos mo­les­tos y obs­ta­cu­li­za­ción del li­bre trán­si­to.

Ta­les per­can­ces co­men­za­ron ya cer­ca de la me­dia­no­che, en otras áre­as de la ciu­dad.
Por ejem­plo, en ave­ni­da Te­nien­te Ibá­ñez co­mo en ave­ni­da Mai­pú se re­gis­tra­ron des­pla­za­mien­tos ma­si­vos de mo­to­ci­cle­tas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar