Generales

REVIDATTI REVELÓ QUE EN CORRIENTES NO HAY CASOS DE POLIOMIELITIS PERO SÍ SECUELAS

Así lo indicó el Director Ejecutivo del Hospital Escuela en una conferencia brindada en la sede de la filial Corrientes de la Cruz Roja. En la oportunidad se rubricó un convenio de trabajo entre la institución humanista y una organización internacional. Insisten en la vacunación.
En el mar­co del “Día Mun­dial con­tra la Po­lio” se lle­va­ron a ca­bo múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des en­tre dos or­ga­ni­za­cio­nes, que tie­nen co­mo mi­sión ca­pa­ci­tar a la co­mu­ni­dad y brin­dar asis­ten­cia. Se tra­ta del Ro­tary Club Co­rrien­tes Cos­ta­ne­ra y la fi­lial Co­rrien­tes de la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal.

En la pri­me­ra par­te de la jor­na­da, am­bas ins­ti­tu­cio­nes fir­ma­ron un con­ve­nio mar­co de co­o­pe­ra­ción pa­ra en­ca­mi­nar pla­nes de tra­ba­jo en con­jun­to. Ru­bri­ca­ron el acuer­do el pre­si­den­te de Ro­tary Club Co­rrien­tes Cos­ta­ne­ra Vi­cen­te Fa­rí­as y la pre­si­den­te de la Fi­lial Co­rrien­tes de Cruz Ro­ja Ma­rie­la Con­tre­ras.
Lue­go, e in­vi­ta­do por las ins­ti­tu­cio­nes, el di­rec­tor Eje­cu­ti­vo del Hos­pi­tal Es­cue­la, doc­tor Al­fre­do Re­vi­dat­ti, brin­dó una con­fe­ren­cia so­bre la po­lio­mie­li­tis. “Co­mo mé­di­co clí­ni­co, mi pre­sen­ta­ción es una apro­xi­ma­ción a ex­pli­car lo que sig­ni­fi­ca la po­lio y cuál es la im­por­tan­cia que tie­ne. En Co­rrien­tes, no hay ca­sos de po­lio, sí de se­cue­las”, di­jo a los me­dios mi­nu­tos an­tes del ini­cio de su par­ti­ci­pa­ción. Y agre­gó: “Sí es­tá erra­di­ca­do en Amé­ri­ca La­ti­na pe­ro no el mun­do”.

El mé­di­co clí­ni­co ex­pli­có que la en­fer­me­dad es pro­du­ci­da por un vi­rus que se con­ta­gia por un cír­cu­lo que se pro­du­ce en­tre la bo­ca y la ma­te­ria fe­cal. “Y se da tam­bién en un am­bien­te don­de la hi­gie­ne no es pro­pi­cia, ge­ne­ral­men­te en chi­cos me­no­res de cin­co años y en un por­cen­ta­je ba­jo pro­du­ce un da­ño que pue­de ser irre­ver­si­ble y en al­gu­nos ca­sos cau­sa la muer­te”, ase­ve­ró.

En tan­to que des­ta­có que lo prin­ci­pal de to­do es que es una en­fer­me­dad pre­ve­ni­ble. “No­so­tros po­de­mos de­cir que es­tá erra­di­ca­da por­que los pla­nes de va­cu­na­ción son efec­ti­vos, quién de no­so­tros no re­ci­bió las go­ti­tas de la Sa­bin. Aho­ra pa­ra via­jar a otros pa­í­ses, co­mo Pa­kis­tán o Ni­ge­ria, uno tie­ne que es­tar va­cu­na­do”, re­cal­có.

In­sis­ten en la va­cu­na­ción

La je­fa del De­par­ta­men­to de In­mu­ni­za­cio­nes de la Pro­vin­cia, Ma­ri­na Can­te­ro, in­di­có que es fun­da­men­tal que to­dos los ni­ños cuen­ten con el Ca­len­da­rio Re­gu­lar de Va­cu­na­ción com­ple­to, que con­tem­pla la va­cu­na Sa­bin, que es la que pro­te­ge de la en­fer­me­dad. Re­mar­có que es la prin­ci­pal me­di­da pa­ra pro­te­ger al ni­ño de la po­lio.
Asi­mis­mo, pi­dió a los pa­dres que lle­ven a va­cu­nar a sus hi­jos, re­cor­dan­do que las va­cu­nas es­tán dis­po­ni­bles y son gra­tui­tas en to­dos los cen­tros de sa­lud con va­cu­na­to­rios. Agre­gó que es­ta ac­ción se for­ta­le­ce tam­bién a tra­vés de las ac­ti­vi­da­des ex­tra­mu­ros que se lle­van ade­lan­te, co­mo los ope­ra­ti­vos de sa­lud en los ba­rrios, tan­to de Ca­pi­tal co­mo del in­te­rior.

La importancia de estar vacunado

Des­de la car­te­ra sa­ni­ta­ria pro­vin­cial se in­sis­te en que to­dos los ni­ños se apli­quen la va­cu­na, que pro­te­ge con­tra la po­lio­mie­li­tis, la cual es una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa agu­da, cau­sa­da por un vi­rus (po­lio) que afec­ta con ma­yor fre­cuen­cia a lac­tan­tes y ni­ños pe­que­ños. Ata­ca al Sis­te­ma Ner­vio­so, es ca­paz de des­truir las cé­lu­las en­car­ga­das del con­trol de los mús­cu­los y pro­du­cir pa­rá­li­sis con se­cue­las per­ma­nen­tes.

Los sín­to­mas pue­den co­men­zar con un po­co de fie­bre y do­lor de gar­gan­ta. Al­gu­nos ni­ños tam­bién pue­den te­ner do­lor o ri­gi­dez en la es­pal­da, el cue­llo y las pier­nas, aun­que es­tos sín­to­mas pue­den du­rar po­co tiem­po. Se trans­mi­te prin­ci­pal­men­te por el con­su­mo de sus­tan­cias con­ta­mi­na­das con el vi­rus (que se en­cuen­tra en la ma­te­ria fe­cal) y por con­tac­to di­rec­to con per­so­nas que pue­den con­ta­giar es­ta pa­to­lo­gí­a.

El Ca­len­da­rio Na­cio­nal de Va­cu­na­ción es­ta­ble­ce que a los 2 y 4 me­ses de vi­da se de­be re­a­li­zar una pri­me­ra y se­gun­da do­sis de la va­cu­na Salk in­yec­ta­ble, res­pec­ti­va­men­te. A los 6 me­ses, una ter­ce­ra do­sis con la va­cu­na oral Sa­bin; a los 15 y 18 me­ses, un pri­mer re­fuer­zo con la mis­ma. Y a los 5 o 6 años (e­dad de in­gre­so a la es­cue­la pri­ma­ria), un se­gun­do re­fuer­zo con la va­cu­na oral Sa­bin.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar