Generales

NACIÓ EL PRIMER BEBÉ EN EL SERVICIO DE PARTO RESPETADO DEL LLANO

En la mañana de ayer nació el primer bebé en el único espacio en la región dedicado a brindar partos no tradicionales, además de comodidad a la mujer a punto de parir.
A las 9.35 de ayer, Ramona Zalazar dio a luz a Emma María Trinidad, la primera bebé que nació en la única Unidad de Trabajo de Parto, Parto y Recuperación Respetado (Utpr) del NEA. Este espacio físico fue dispuesto en la Maternidad de la Dulce Espera del Hospital “Angela I. de Llano” e inaugurado el jueves pasado con el objetivo de brindar un lugar en que se humanice este acontecimiento natural.

“No es la primera sala de parto humanizado, porque si decimos esto estaríamos afirmando que antes no había parto humanizado, y siempre lo hubo. Sí es la primera Utpr en el Nordeste y eso nos llena de orgullo, se realizó un trabajo en equipo con el personal de la maternidad para lograr este lugar único en la región. Aquí se realiza todo el trabajo de parto, nace el bebé y ahí se recupera. Es una forma de atención y no tiene que ver con un espacio físico, es un espacio que da la posibilidad a las madres de optar por diferentes posiciones para llegar al nacimiento”, dijo Claudia Fernández, obstetra del Servicio de Maternidad del Llano, quien recibió a la primera niña en esta unidad.

En este sentido, agregó que “la más cercana y similar está en Rosario, hay una pileta con bañeras; nosotros tenemos esta sala exclusiva según una iniciativa mundial que seguimos, que se practica en Europa y en los países más desarrollados”. “Es un cambio de paradigma el poder contemplar y entender el nacimiento natural, sólo acompañar y proteger a la mujer ante factores de riesgo, es un cambio profundo”, planteó Fernández.

“Desde hace un tiempo venimos trabajando en la no intervención. Esta unidad nos da la posibilidad de tener los materiales para que la mujer decida cómo parir. Es un lugar cómodo para ellas y para las familias, es sólo para una paciente pero pensamos en tener más habitaciones. Este espacio se compara con la Maternidad ‘Estela de Carlotto’, porque al igual que esta neonatología queremos disminuir el número de cesáreas”, sostuvo.

Respecto a la paciente, Fernández comentó que es una mujer de 36 años que tuvo su quinto embarazo y su sexto parto (había tenido gemelos). “La paciente expresó que estuvo muy cómoda, contenta y agradecida por la calidez que le brindó todo el equipo. No parece una sala de parto, es una habitación muy cómoda donde puede estar su pareja y los familiares, antes y después del nacimiento. Ramona parió y se quedó en este lugar. Lo particular es que fue muy rápido, no pudo usar las telas o las pelotas, se sentó y luego pidió acostarse; después de unos minutos nació el bebé”, relató la profesional de la salud.
A la vez, remarcó que “hay un equipo de trabajo humano muy grande en este hospital, con autoridades que apoyaron esta iniciativa”. “La Maternidad está dentro de la iniciativa de Unicef con la Provincia, sobre maternidad segura y centrada en la familia”, recordó y destacó que “el ginecólogo que atendió a la mujer fue Diego Urquidi, acompañaron las enfermeras María y Marilin y el residente de enfermería Exequiel” .
También resaltó que esto se puede realizar “siempre y cuando el trabajo de parto sea natural”.

“El parto humanizado es ley y nosotros hace mucho tiempo lo venimos implementado en la Maternidad. Toda esta sala está acondicionada y climatizada para este momento, tiene música y una pileta climatizada única en el Nordeste para hacer el trabajo de parto. Hay asientos especiales con arnés para que de esa manera quien esté dolorida se sienta más cómoda. Hay cada vez más mujeres que tienen conocimiento sobre esta modalidad, que no es el parto tradicional, y acá le damos esta posibilidad”, comentó la directora del Hospital “Angela I. de Llano”, Silvia Bonassies.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar