Generales

EL PADRE «PEPE» DI PAOLA PIDIÓ UNA LEY DE EMERGENCIA EN ADICCIONES

La frase corresponde al padre José María “Pepe” Di Paola, coordinador de la Comisión de Pastoral Nacional de Adicciones y Drogadependencia, que ayer concretó una serie de actividades en la capital correntina. El cura pidió por la “Ley emergencia en adicciones”.
Con 55 años, Jo­sé Di Pa­o­la re­co­rre el pa­ís le­van­tan­do la ban­de­ra de la pre­ven­ción en adic­cio­nes. Pe­se al es­fuer­zo que ha­ce es­te sec­tor de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, el tam­bién de­no­mi­na­do “cu­ra vi­lle­ro” es cons­cien­te de que la pe­lea es du­ra. En con­tac­to con épo­ca, afir­mó que se na­tu­ra­li­zó el con­su­mo y ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de per­so­nas que se en­cuen­tran su­mer­gi­das en es­te mun­do. An­te es­te pa­no­ra­ma com­ple­jo que se vi­ve en el pa­ís, el pa­dre re­co­rre dis­tin­tas pro­vin­cias pa­ra lle­var su men­sa­je.

Ade­más de dia­lo­gar con dis­tin­tos ac­to­res de la so­cie­dad ci­vil, se re­ú­ne con au­to­ri­da­des de los dis­tin­tos po­de­res del Es­ta­do.

Pa­sa­das las 8 de ayer vi­si­tó al go­ber­na­dor Ri­car­do Co­lom­bi. Tras ese en­cuen­tro, en ron­da de pren­sa, se­ña­ló que a to­dos los man­da­ta­rios, le­gis­la­do­res e in­ten­den­tes les so­li­ci­ta la adhe­sión a la “ley de emer­gen­cia en adic­cio­nes”.

“Bus­ca­mos que los le­gis­la­do­res na­cio­na­les y los eje­cu­ti­vos pro­vin­cia aprue­ben la emer­gen­cia en adic­cio­nes, en pre­ven­ción y en re­cu­pe­ra­ción pa­ra po­der tra­ba­jar so­bre to­do en las zo­nas más vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad”. En este sentido agregó: “Aumentó el consumo y por tan­to en los lu­ga­res que se pen­sa­ba que eran de trán­si­to aho­ra la dro­ga es­tá ins­ta­la­da. Es por es­te mo­ti­vo que pe­di­mos el acom­pa­ña­mien­to de la ley, pa­ra po­ner en pri­mer lu­gar es­ta pro­ble­má­ti­ca y bus­car dis­tin­tas lí­ne­as de ac­ción. So­lo si cen­tra­mos nues­tra ener­gía en es­ta pro­ble­má­ti­ca po­de­mos co­men­zar a ver al­gu­nas so­lu­cio­nes. Pa­ra es­to es cla­ve el rol del Es­ta­do, pe­ro tam­bién la so­cie­dad ci­vil de­be tra­ba­jar en forma conjunta. De otra ma­ne­ra, la si­tua­ción se­gui­rá sien­do crí­ti­ca”, en­fa­ti­zó.

So­bre el apor­te del Es­ta­do di­jo que en pre­ven­ción y re­cu­pe­ra­ción no hay un tra­ba­jo só­li­do. Se pre­sen­ta co­mo una pre­o­cu­pa­ción pe­ro des­pués pa­sa al dé­ci­mo lu­gar. “Si el ope­ra­ti­vo cla­mor pa­ra que vuel­va Mes­si a la Se­lec­ción hu­bie­se si­do por es­te te­ma, hoy es­ta­rí­a­mos por otro ca­mi­no”, gra­fi­có.

Por otro la­do, di­jo que no hay las su­fi­cien­tes ca­sas te­ra­péu­ti­cas ni pro­gra­mas que ayu­den a las per­so­nas que con­su­men. “Es­te es uno de los pun­tos cla­ves. Des­de la fa­mi­lia y edad tem­pra­na de­be­mos edu­car los ni­ños. Es la me­jor ma­ne­ra de pre­ve­nir. Una vez que la per­so­na in­gre­sa a es­te mun­do y se di­fi­cul­ta sa­lir de allí, es ne­ce­sa­rio el acom­pa­ña­mien­to de la fa­mi­lia, co­mo así tam­bién de los go­bier­nos y los mu­ni­ci­pios. Pa­ra ello son im­por­tan­tes los cen­tros de re­ha­bi­li­ta­ción”, sen­ten­ció.

Des­de la co­mi­sión que li­de­ra no se ana­li­za el nar­co­trá­fi­co, pero sí lo que ha­ce a la pre­ven­ción y re­cu­pe­ra­ción. De to­das ma­ne­ras, el cu­ra de­jó una fra­se fuer­te. “El nar­co­trá­fi­co es uno de los sig­nos de la es­cla­vi­tud de es­te tiem­po”.

De acuer­do a lo ma­ni­fes­ta­do por Di Pa­o­la, al me­nos ha­ce 40 años que se es­tá com­ba­tien­do es­te mal. En es­te sen­ti­do di­jo que los go­bier­nos que pa­sa­ron no lo­gra­ron los ob­je­ti­vos que se tra­za­ron. “El tra­ba­jo que nos es­pe­ra es ar­duo y creo que por mu­chos años va­mos a es­tar en es­ta pe­lea ya que hay mu­chos jó­ve­nes que tie­nen la vi­da hi­po­te­ca­da”, afir­mó el re­li­gio­so.

Ade­más, in­for­mó que en 2009 des­de la Co­mi­sión de Pas­to­ral Na­cio­nal de Adic­cio­nes y Dro­ga­de­pen­den­cia sa­ca­ron el do­cu­men­to los cu­ras de las vi­llas. “A­llí de­ja­mos nues­tra vi­sión de lo que es­tá su­ce­dien­do en el pa­ís en ma­te­ria de dro­ga­dic­ción. Cre­e­mos que se lle­gó a es­ta si­tua­ción por­que no exis­te un com­pro­mi­so se­rio. La dro­ga es un ne­go­cio ca­pi­ta­lis­ta im­por­tan­te y trae otro pro­ble­ma al pa­ís con la le­ga­li­za­ción”, di­jo Di Pa­o­la.

So­bre el uso te­ra­péu­ti­co se­ña­ló que lo tie­nen que de­fi­nir los es­pe­cia­lis­tas -­esto lo ex­pre­sa­mos tam­bién en un documento-­, re­mar­có. Mien­tras que so­bre la le­ga­li­za­ción se­ña­ló que es un te­ma pa­ra ana­li­zar. “La ex­pe­rien­cia más cer­ca­na es la de Uru­guay. Los nú­me­ros mar­can que des­de que se le­ga­li­zó el con­su­mo se in­cre­men­tó”.
“Te­ne­mos que bus­car un cam­bio cul­tu­ral y que la dro­ga no sea el fac­tor de la fe­li­ci­dad de los jó­ve­nes. Dios nos dio la vi­da pa­ra que la dis­fru­te­mos”, re­fle­xio­nó el cu­ra vi­lle­ro.

Pre­sio­nes
Jo­sé Ma­ría Di Pa­o­la es sa­cer­do­te del cle­ro dio­ce­sa­no de la ar­qui­dió­ce­sis de Bue­nos Ai­res y es uno de los pá­rro­cos que lu­cha con­tra las dro­gas des­de el in­te­rior de las vi­llas por­te­ñas. Vi­vía jun­to a otros sa­cer­do­tes en Vi­lla 21, pe­ro de­bió de­jar­la en 2010 tras su­frir ame­na­zas de los nar­cos. Re­a­li­za una fuer­te ta­rea para pre­ve­nir las dro­gas e im­pul­sa la cam­pa­ña #NiUn­Pi­be­Me­nos­Por­La­Dro­ga.
“Yo me fui de la Vi­lla 21 por­que es­ta­ba com­pro­me­tien­do la vi­da de mu­cha gen­te de esa vi­lla. Los sa­cer­do­tes que es­ta­mos en es­ta lu­cha po­ne­mos en ries­go a la gen­te que nos ro­dea y co­la­bo­ra con no­so­tros”, re­conoció Di Pa­o­la.

A sa­lón re­ple­to
Ayer por la tar­de, el pa­dre “Pe­pe” brin­dó una jornada abier­ta al pú­bli­co so­bre pre­ven­ción de adic­cio­nes en el Ho­gar Es­cue­la de la ca­pi­tal correntina. An­tes, man­tu­vo un en­cuen­tro con fun­cio­na­rios del Go­bier­no pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal.

“La Co­mi­sión es fe­de­ral, tie­ne re­pre­sen­tan­tes en to­do el pa­ís, y no­so­tros ve­ni­mos dos ve­ces al año pa­ra que ellos nos cuen­ten sus re­a­li­da­des y lo que se vi­ve en ca­da pro­vin­cia. Son du­ras las imá­ge­nes de la dro­ga y se dan en to­do el pa­ís. Va rom­pien­do el eji­do so­cial”, re­sal­tó el sa­cer­do­te.
De to­das ma­ne­ras, en el en­cuen­tro in­ter­mi­nis­te­rial se co­or­di­na­ron ac­cio­nes pa­ra que Co­rrien­tes pue­da co­men­zar el ca­mi­no del cam­bio cul­tu­ral. De­be­mos au­nar los es­fuer­zos pa­ra que la dro­ga no si­ga des­tru­yen­do fa­mi­lias”, con­clu­yó.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar