Generales

TRAS EL ESCANDALOSO DEBATE, STANOVNIK HABLÓ DE INTOLERANCIA

El titular de la Iglesia Católica correntina criticó a “grupos reducidos que no representan al total de la población”, por el accidentado trámite del final del debate.
“Al­gu­nas se­ña­les pre­o­cu­pan por­que hay una in­to­le­ran­cia muy gran­de”. De esa for­ma de­fi­nió An­drés Sta­nov­nik, ar­zo­bis­po de Co­rrien­tes, al abrup­to fi­nal de las ex­po­si­cio­nes que hi­cie­ron el mar­tes los can­di­da­tos a Go­ber­na­dor in­vi­ta­dos por la Co­mi­sión de Jus­ti­cia y Paz de la Ar­qui­dió­ce­sis pro­vin­cial, y pi­dió a los pos­tu­lan­tes un com­por­ta­mien­to ejem­plar y “no tra­tar de re­sol­ver los des­bor­des a los gri­tos”.

En co­mu­ni­ca­ción con pe­rio­dis­tas de Ra­dio UN­NE, el clé­ri­go afir­mó que “al­gu­nas se­ña­les de lo que su­ce­dió el mar­tes pre­o­cu­pan por­que hay una in­to­le­ran­cia muy gran­de que par­te de gru­pos re­du­ci­dos que no re­pre­sen­ta al to­tal de la po­bla­ción”.

Des­pués ma­ni­fes­tó su con­vic­ción de que “la so­cie­dad no com­par­te es­tos en­fren­ta­mien­tos y la di­ri­gen­cia de­mos­tró que no tie­ne au­to­ri­dad so­bre sus mi­li­tan­tes”.
Al res­pec­to aña­dió que los re­fe­ren­tes “de­be­rí­an te­ner una ac­ti­tud ejem­plar, no tra­tar de re­sol­ver los des­bor­des con gri­tos”.

“El me­jor y úni­co mo­do de po­der con­vi­vir es to­le­rar­nos y op­tar por las ví­as más hu­ma­nas y cris­tia­nas en don­de po­da­mos sos­te­ner con dis­ci­pli­na el diá­lo­go”, re­co­men­dó Sta­nov­nik.
Asi­mis­mo opi­nó que “es­ta pro­ble­má­ti­ca tie­ne que ver con la edu­ca­ción bá­si­ca. Esa que re­ci­bi­mos en la fa­mi­lia y des­pués se afian­za en la es­cue­la que es la que nos ayu­da a po­der res­pe­tar y es­ta­ble­cer una re­la­ción de con­vi­ven­cia so­cial con otro”.

La in­ca­pa­ci­dad de po­der dia­lo­gar con al­guien que pien­sa di­fe­ren­te se vio re­fle­ja­da tan­to en el pú­bli­co co­mo en los ora­do­res que pre­ten­dí­an pre­sen­tar sus ide­as en el de­ba­te. So­bre es­ta si­tua­ción, Mon­se­ñor se re­fi­rió co­mo “u­na ma­ni­fies­ta fal­ta de au­to­crí­ti­ca en la cual no se lo­gra el con­sen­so ya que va­mos de un ex­tre­mo a otro sin es­cu­char al que se con­si­de­ra un ad­ver­sa­rio”.

Sta­nov­nik re­fle­xio­nó que “de­be­mos apren­der a con­vi­vir o va­mos di­rec­to a un ca­os en lo so­cial”, y agre­gó: “Los ar­gen­ti­nos ne­ce­si­ta­mos re­con­ci­liar­nos y es­to re­pre­sen­ta un ca­mi­no ar­duo en el que no se pue­de ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va, la úni­ca ma­ne­ra de aco­mo­dar­nos en una cri­sis en ha­cer­lo jun­tos con ver­dad, jus­ti­cia y re­pa­ra­ción so­cial”.

El ar­zo­bis­po brin­dó es­tas de­cla­ra­cio­nes al re­fle­xio­nar so­bre lo acon­te­ci­do en el Hos­pi­tal Es­cue­la con Gus­ta­vo Val­dés, Car­los Mau­ri­cio Es­pí­no­la y Se­bas­tián Rí­os Bris­co, y el des­bor­de de los mi­li­tan­tes.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar