Generales

Liberaron a una pareja demorada por el crimen del ex combatiente

Se trata de un hombre y una mujer, quienes en primera instancia figuraban como sospechosos. Prestaron declaración y quedaron libres. Siguen buscando testigos. La autopsia reveló que Alberto Sosa, de 55 años, murió como consecuencia de un disparo en el pecho.

La pareja que fue demorada el sábado bajo sospechas de algún grado de participación en el asesinato de un ex combatiente de la Guerra de Malvinas, registrado el viernes a la noche en la ciudad correntina de Bella Vista, recuperó la libertad después de prestar declaración testimonial.

El hombre y la mujer, apresados en medio de una serie de allanamientos horas después del crimen, serían conocidos de Alberto Sosa, de 55 años, quien murió durante un tiroteo sucedido en el interior de su casa. No habría elementos para involucrarlos con el homicidio.
Ante este panorama las autoridades que investigan el caso estaban abocadas a la búsqueda de testigos y orientaban sus sospechas hacia otras personas. En este sentido, una hipótesis estaría referida a que los presuntos autores incluso serían ajenos a esa localidad.
Mientras tanto, los detectives conocieron el resultado de un estudio forense al cuerpo de la víctima, realizado en la capital provincial. Sosa falleció a causa de un disparo en el pecho.
Como resultado de los allanamientos, en dos viviendas de Bella Vista la Policía secuestró un teléfono celular que será sometido a pericias. Además, tal como época lo informó en su edición dominical, en el escenario de la balacera se incautaron de prendas de vestir, un par de calzados, un revólver calibre 22 y un revólver calibre 32. Tales armas de fuego habrían sido disparadas y presuntamente con una de ellas dieron muerte al ex soldado.
El homicidio sucedió poco antes de las 23 del viernes en el barrio San José Obrero. Vecinos de la cuadra de avenida Ángel Bruzzo al 200, entre Industria y San Martín, frente a una ex empresa citrícola, escucharon el ruido de al menos cuatro disparos provenientes de la casa de Sosa.
Un testigo habría visto alejarse a dos personas en un sector de escasa iluminación. Y a los pocos segundos, ya cuando se multiplicaban los llamados a la Policía, encontraron al ex combatiente tirado en medio de un charco de sangre sobre el umbral de la puerta principal de la vivienda que habitaba solo.
Los efectivos de la comisaría Primera llegaron al escenario del tiroteo junto a personal sanitario y constataron que el hombre baleado no presentaba signos vitales.
Objetos tirados en el interior de la vivienda hacen presumir que primero se produjo una pelea y después las detonaciones.
Efectivos de la Sección Investigaciones de la Unidad Regional II de Goya como peritos de igual repartición recolectaron las primeras evidencias.
En base a testimonios escuchados en los alrededores, los encargados de la pesquisa concretaron un par de allanamientos en otros barrios de la ciudad.
Durante tales procedimientos localizaron a un hombre de 41 años y a una mujer de 36. Estas personas forman la pareja demorada y ahora ya en libertad.
“El hilo de la investigación apunta a diversas hipótesis, entre ellas la de una supuesta cuestión sentimental”, explicó una fuente cercana a la causa.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar