Deportes

Mujeres en un mundo de hombres

Hay algunas excepciones en los círculos de poder del fútbol. Tuvieron que pasar muchos años para que la FIFA les diera un lugar preponderante. “Sigue siendo difícil para las mujeres, pero las cosas cambian un poco”, señaló la agente de jugadoras Sonia Souid.

 

En las asam­ble­as de las ins­tan­cias que di­ri­gen el fút­bol o en el uni­ver­so del mer­ca­do de fi­cha­jes, es­te de­por­te si­gue sien­do un mun­do cla­ra­men­te do­mi­na­do por los hom­bres. Aun­que al­gu­nas mu­je­res han lo­gra­do ha­cer­se un hue­co en la FI­FA y en otros pues­tos im­por­tan­tes de los gran­des cam­pe­o­na­tos.
Un nom­bra­mien­to en fal­so. Su­san­ne Din­na­ger ten­dría que ha­ber­se con­ver­ti­do en la pri­me­ra mu­jer di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Pre­mier Le­a­gue a prin­ci­pios de es­te año, sus­ti­tu­yen­do a Ri­chard Scu­da­mo­re, ina­mo­vi­ble pa­trón del cam­pe­o­na­to más ri­co del pla­ne­ta fút­bol du­ran­te cer­ca de dos dé­ca­das.

Pe­ro la pre­si­den­ta de Ani­mal Pla­net, una ca­de­na de te­le­vi­sión del gru­po es­ta­dou­ni­den­se Dis­co­very, fi­nal­men­te re­nun­ció a es­te pues­to, al­gu­nas se­ma­nas des­pués de su no­mi­na­ción, sin ofre­cer ex­pli­ca­cio­nes.
El sím­bo­lo de su lle­ga­da hu­bie­ra si­do in­men­so, a la al­tu­ra de la no­mi­na­ción sor­pre­sa de la di­plo­má­ti­ca se­ne­ga­le­sa Fat­ma Sa­mou­ra, de 56 años, co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la FI­FA, en ma­yo de 2016, en un uni­ver­so ca­si com­ple­ta­men­te do­mi­na­do por los hom­bres.

En Es­pa­ña, só­lo Amaia Go­ros­ti­za (Ei­bar) y Vic­to­ria Pa­vón (Le­ga­nés) pre­si­den clu­bes de la Li­ga, mien­tras que en Ita­lia no hay nin­gu­na mu­jer al fren­te en la éli­te, des­pués del pa­so de Ro­se­lla Sen­si por la Ro­ma, en­tre 2008 y 2011.

“La prác­ti­ca fe­me­ni­na no es­tá to­da­vía su­fi­cien­te­men­te de­sa­rro­lla­da co­mo pa­ra per­mi­tir a las mu­je­res de­cir: Ten­go mi pla­za en las ins­tan­cias, en los pues­tos de di­rec­ción, o co­mo edu­ca­do­ras en los cam­pos”, se­ña­la a la AFP Na­tha­lie Boy de la Tour, pri­me­ra mu­jer en con­ver­tir­se en pre­si­den­ta de la Li­ga Fran­ce­sa de Fút­bol Pro­fe­sio­nal (LFP), en no­viem­bre de 2016.

Con ella, to­do es­tá con­tro­la­do
“Si­gue sien­do di­fí­cil pa­ra las mu­je­res, pe­ro las co­sas cam­bian un po­co”, se­ña­ló a la AFP la agen­te de ju­ga­do­ras So­nia Souid en 2017.

“Co­rin­ne Dia­cre ha he­cho mu­cho, co­mo la pri­me­ra mu­jer en en­tre­nar un club de Li­gue 2 (Cler­mont). Tam­bién es­tá la pri­me­ra ár­bi­tra, Sté­pha­nie Frap­part. Y al­gu­nas agen­tes”, ex­pli­ca.

Si Fran­cia tam­bién ofre­ce un ejem­plo po­si­ti­vo con la fi­gu­ra de Flo­ren­ce Har­douin, di­rec­to­ra de ge­ne­ral de la fe­de­ra­ción y úni­ca mu­jer en el ór­ga­no eje­cu­ti­vo de la UE­FA, es la Pre­mier Le­a­gue la que cuen­ta con “la mu­jer más po­de­ro­sa del fút­bol”: Ma­ri­na Gra­novs­kaia, di­rec­to­ra ge­ne­ral del Chel­se­a, uno de los gran­des clu­bes in­gle­ses, re­fe­ren­cia mun­dial.

Bra­zo de­re­cho del pro­pie­ta­rio Ro­man Abra­mo­vitch, la ruso-­ca­na­dien­se de 44 años es cla­ve en la to­ma de gran­des de­ci­sio­nes del club. De N’Go­lo Kan­té a Oli­vier Gi­roud, es ella la en­car­ga­da de ges­tio­nar las pro­lon­ga­cio­nes de con­tra­to y ha­bi­tual­men­te to­ma la pa­la­bra en los co­mu­ni­ca­dos de pren­sa ofi­cia­les.
“Con ella, to­do es­tá con­tro­la­do. No es ne­ce­sa­rio ha­cer diez lla­ma­das y en­viar 15 co­rre­os. Co­no­ce los do­siers, va de­re­cha a su ob­je­ti­vo y asu­me lo que di­ce. En nin­gún mo­men­to se es­con­de de­trás del pro­pie­ta­rio”, ex­pli­có ha­ce un tiem­po el agen­te Da­vid Ven­di­te­lli, quien ne­go­ció con ella la lle­ga­da de Kurt Zou­ma.

Mu­jer flo­re­ro
La pal­ma de oro a la lon­ge­vi­dad es pa­ra Vic­to­ria Pa­vón, pre­si­den­ta del Le­ga­nés des­de 2009, al­gu­nos me­ses des­pués de la com­pra del club por par­te de su ma­ri­do Fe­li­pe Mo­re­no Re­yes (vi­ce­pre­si­den­te), cuan­do el equi­po es­ta­ba en ter­ce­ra di­vi­sión.

Diez años más tar­de, el club de las afue­ras de Ma­drid es­tá con­so­li­da­do en pri­me­ra.
Pa­vón, de 59 años, en una en­tre­vis­ta con el dia­rio El Mun­do el pa­sa­do año, re­co­no­ce que en su pri­mer año, los afi­cio­na­dos la se­guí­an de cer­ca y ha­bla­ban de “mu­jer flo­re­ro”.

A pe­sar de que cree no ha­ber si­do tra­ta­da de ma­ne­ra di­fe­ren­te con res­pec­to a sus ho­mó­lo­gos mas­cu­li­nos, re­co­no­ce que al prin­ci­pio le pre­gun­ta­ban si sa­bía al­go de fút­bol “por­que era una mu­jer”.
“Me he reu­ni­do con mu­chos di­ri­gen­tes que re­co­no­cen abier­ta­men­te no co­no­cer na­da so­bre el fút­bol, pe­ro a un hom­bre no se le pre­gun­ta eso”, aña­dió. “Que­rí­an sa­ber si es­ta­ba úni­ca­men­te pa­ra ocu­par un pues­to o si de ver­dad man­da­ba. Des­pués, han vis­to que soy muy ac­ti­va, que me gus­ta es­tar en to­dos los la­dos”, con­clu­yó.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar