Provinciales

Cadim: mientras avanza la reconstrucción, tutores piden la devolución de materiales

A dos meses del cierre temporal de la institución, padres y madres aseguran que aún no se les devolvió la lista de útiles que entregaron a principios del ciclo lectivo. Desde el establecimiento garantizaron que se están realizando arreglos.

Pasaron ya poco más de dos meses del cierre temporal del Centro de Día de la Comisión de Ayuda al Discapacitado Mental (Cadim), debido a que en el espacio se planificó una reestructuración tanto edilicia como de recursos humanos, según habían indicado desde la comisión directiva del organismo. La decisión se tomó en medio de un conflicto interno que involucró versiones cruzadas sobre malos tratos entre el personal y las autoridades, y que derivó en que unos 20 niños y niñas que asistían al lugar queden sin clases.

Si bien desde la comisión aclararon que iban a retomar las actividades luego de un período mínimo de dos meses, todavía no comunicaron nada oficialmente. Integrantes de la entidad, sólo confirmaron que las obras están avanzando. “En las próximas semanas hablaremos con la prensa”, indicaron.

De igual manera, muchos de los tutores afectados por la clausura momentánea quedaron descontentos con la medida, la cual, aseguran, no les fue notificada y por ello optaron por cambiar de escuela a sus hijos e hijas. Otros, por el contrario, no pudieron reubicar a los chicos y chicas debido a varias razones, y por ello están esperando alguna definición de parte de Cadim.

En diálogo con este medio, algunos de los padres y madres relataron que, además de lo anteriormente dicho, están en conflicto con la institución porque no pueden recuperar la lista de útiles que entregaron a comienzos del ciclo lectivo. “Insistimos para ir al colegio a buscar las cosas, pero (integrantes de la comisión) nos dicen que no tienen tiempo para ir a hacerlo”, contaron.

De acuerdo a lo expresado, la mayoría de los tutores decidió cambiar a sus chicos de escuela, pero no pueden recuperar los útiles que dejaron allí en marzo. Se trata de materiales de librería como telas, pegamento, resmas de papel, entre otros.

“La mayoría de los chicos ya están en otros colegios y sus padres querían retirar los útiles para usarlos allí, pero no pueden”, advirtieron los afectados.

Por otra parte, vale recordar que en el mismo lugar funcionaba también un comedor, el cual quedó sin servicio luego de la decisión de cerrar el colegio. Desde el Ministerio de Desarrollo Social habían garantizado que  este espacio continuaría sirviendo alimentos a las familias del barrio, aunque sea en otro inmueble, pero hasta el momento no comunicaron nada al respecto y tampoco contestan a los cuestionamientos de este matutino.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar