Deportes

Perdió a su hija, pidió jugar y convirtió dos goles

Xiomara, la hija de Fabricio Reyes, de Central Norte de Salta, falleció hace 15 días. Sin embargo, el delantero fue la figura de la goleada ante Atlético San Pedro. Y el homenaje a la niña resultó profundamente emotivo.

Fue una de las imágenes más emocionantes del fin de semana y se dio en el Torneo Regional Amateur. Fabricio Reyes es un referente del fútbol del Interior. A los 25 años, el delantero es la figura en Central Norte, que venció 5-0 a Atlético San Pedro de Jujuy por el Federal B y avanzó a las semifinales de la Región Norte. «La Perla» anotó dos goles y en los festejos conmovió al fútbol argentino.

El pasado 14 de abril, murió Xiomara Reyes, la pequeña hija del atacante ex Río Dorado, Deportivo Tabacal y Villa Primavera. Tenía 5 años y llevaba un mes internada. Su corazón no pudo seguir dando batalla. La institución y sus hinchas acompañaron a «La Perla» en tan doloroso momento. «El Club Atlético Central Norte informa con profundo dolor, el fallecimiento de Xiomara Reyes, hija de Fabricio Reyes, jugador de nuestra institución. Central Norte extiende sus condolencias a familiares y amigos. #FuerzaPerla», escribió el «Cuervo» en las redes sociales.

«Nada consuela esta pérdida irreparable, el pueblo azabache te abraza muy fuerte Fabricio, ante el fallecimiento de tu hijita Xiomara», agregó Central Norte. Ante tamaña demostración de afecto, Reyes quiso apoyar al equipo siete días después, en el partido de ida de en Jujuy, frente a Atlético San Pedro. El «Cuervo» igualó 1-1 y falló un penal.

Pero en el partido de vuelta, con todo el público respaldándolo, Reyes anotó dos goles y pudo homenajear a Xiomara. A los 6 minutos, anotó el 1-0, con un cabezazo bombeado que superó la posición del arquero, que se hallaba adelantado. Y firmó el 4-0, con un toque solitario, tras un centro desde la izquierda.

En ambas oportunidades, «La Perla» abrió los brazos, luego se levantó la camiseta y exhibió, de frente a las cámaras, una remera con la imagen de su pequeña hija, sonriente, mostrando sus manos. En la misma se podía leer una leyenda: «Xiomara, estrella hermosa, siempre en nuestros corazones».

Después de cada homenaje, todos sus compañeros lo rodearon, en racimo, en un abrazo colectivo conmovedor. En la apertura del marcador, además, pudo vérselo muy emocionado, dejando caer alguna lágrima.

«La gente me brindó un cariño enorme», agradeció luego de su faena. Y mostró, ante cada cámara y solicitud, la imagen de la pequeña Xiomara, que estuvo con él en cada conquista y lo empuja hacia el sueño de Central Norte de llegar al Federal A; el escalón previo a la B Nacional.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar