Generales

Pese al amplio operativo vial, hubo falencias en el ingreso a las escuelas

En el primer día de clases, los establecimientos educativos del centro de la capital, volvieron a mostrar congestionamiento. Si bien buscan prioriorizar el espacio reservado para los colectivitos, los autos particulares estacionaron en doble fila y provocaron un caos.

 

Des­de el pri­mer día de cla­ses, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de la ciu­dad de Co­rrien­tes, bus­ca di­na­mi­zar el trán­si­to en el in­gre­so y egre­so de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos del cen­tro. Ayer se ob­ser­va­ron al­gu­nas me­di­das, so­bre to­do en lo que ha­ce a los “co­lec­ti­vi­tos es­co­la­res” y los au­tos par­ti­cu­la­res, aun­que to­da­vía se ven fa­len­cias.

 

En la ma­ña­na del lu­nes, agen­tes de la di­rec­ción de trán­si­to e ins­pec­to­res de la sub­se­cre­ta­ría de trans­por­te, se ubi­ca­ron en los prin­ci­pa­les edi­fi­cios del mi­cro­cen­tro, pa­ra evi­tar con­ges­tio­na­mien­tos.
Los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les lu­cie­ron las nue­vas in­du­men­ta­rias y los ele­men­tos de tra­ba­jo acor­des. La ac­tual ges­tión, de­ci­dió con­vo­car a Eli­za­beth Tu­mi­las­ci, una mu­jer que lle­gó de la ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, pa­ra tra­er su ex­pe­rien­cia en el área de trán­si­to. La fun­cio­na­ria di­jo que se prio­ri­za­rá a los trans­por­tes es­co­la­res en lo que ha­ce al plan de aco­mo­dar el trá­fi­co ve­hi­cu­lar en las es­cue­las.

Pe­se a la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da, la ca­pi­tal pro­vin­cial pre­sen­ta ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les.
Las ca­lles y ve­re­das an­gos­tas, per­ju­di­can la dia­gra­ma­ción de un es­que­ma que per­mi­ta evi­tar el con­ges­tio­na­mien­to en los ac­ce­sos de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos.
En la ma­ña­na de ayer, este medio re­co­rrió al­gu­nos edi­fi­cios del mi­cro cen­tro y ob­ser­vó el tra­ba­jo im­ple­men­ta­do por la co­mu­na ca­pi­ta­li­na.

Una de las di­fe­ren­cias con el año pa­sa­do, es el es­ta­cio­na­mien­to re­ser­va­do pa­ra los trans­por­tes es­co­la­res.
Du­ran­te la ges­tión Rí­os, la prio­ri­dad la te­ní­an los au­tos par­ti­cu­la­res que cir­cu­la­ban len­ta­men­te fren­te a la puer­ta de ca­da es­cue­la pa­ra de­jar a sus hi­jos. Es­ta si­tua­ción no se re­pi­tió ayer, ya que la ma­yo­ría de los “co­lec­ti­vi­tos” se aco­mo­da­ron en una so­la fi­la. De es­ta ma­ne­ra, los au­to­mó­vi­les par­ti­cu­la­res y re­mi­ses, de­bie­ron in­ge­niár­se­las pa­ra ha­cer des­cen­der a los alum­nos.

“Es un tra­ba­jo muy ar­duo el que te­ne­mos. Nos so­li­ci­ta­ron que es­tas se­ma­nas avan­ce­mos con un pro­gra­ma de con­cien­ti­za­ción e ins­truc­ción de las po­lí­ti­cas que pre­ten­de im­ple­men­tar el ac­tual in­ten­den­te. Mu­chas ve­ces los pa­dres son los que ge­ne­ran fuer­tes dis­cu­sio­nes con no­so­tros, por­que cre­en que pue­den in­gre­sar con el au­to has­ta la puer­ta de la es­cue­la”, di­jo una ins­pec­to­ra de nom­bre Gra­cie­la, en co­mu­ni­ca­ción con es­te me­dio.

 

Ade­más, se­ña­ló que ge­ne­ral­men­te son los tu­to­res de alum­nos de es­ta­ble­ci­mien­tos cén­tri­cos quie­nes ade­más de in­cum­plir con las nor­mas, ge­ne­ran agre­sio­nes ver­ba­les y has­ta fí­si­cas. “Te­ne­mos que aguan­tar des­de in­sul­tos has­ta es­cu­pi­ta­jos y en al­gu­nos ca­sos gol­pes de pu­ño. Es­pe­re­mos que es­to se ter­mi­ne”, re­mar­có la tra­ba­ja­do­ra mu­ni­ci­pal.

Por su par­te, los pro­pie­ta­rios de los trans­por­tes es­co­la­res, ce­le­bra­ron la me­di­da de la mu­ni­ci­pa­li­dad. “Só­lo so­li­ci­ta­mos que se res­pe­ten las nor­mas. Por or­de­nan­za, te­ne­mos es­pa­cios re­ser­va­dos. Hoy vi­mos el trán­si­to más or­de­na­do en el in­gre­so a las es­cue­las”, se­ña­ló el pro­pie­ta­rio de uno de los co­lec­ti­vos que brin­da ser­vi­cios en la Mi­se­ri­cor­dia.
En es­te es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo, hay 39 “co­lec­ti­vi­tos” ha­bi­li­ta­dos. Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des del pri­mer día de cla­ses fue que en el in­gre­so, el des­cen­so fue uno de­trás del otro. Sin em­bar­go, en la sa­li­da del tur­no ma­ña­na, se in­te­rrum­pió el trán­si­to pa­ra que los ni­ños in­gre­sen a las uni­da­des.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar