Generales

Sin apoyo legislativo, Temer desiste de avanzar con la reforma previsional

La proximidad de las elecciones presidenciales minó el terreno del gobierno para lograr los votos. Intentarán avanzar con modificaciones menores.

 

El Gobierno de Brasil desistió de avanzar en el tratamiento legislativo del proyecto de ley de reforma previsional a causa de la falta de apoyos en el parlamento. Los cambios en el sistema de jubilaciones y pensiones es una prioridad del presidente Michel Temer y es considerada como vital para el saneamiento de las cuentas públicas del país y la recuperación económica. Al punto que la calificadora Moodys advirtió que la decisión puede acarrear una reducción de la nota crediticia para el país.

El anuncio de la suspensión de la votación -que necesita de una enmienda constitucional- lo hizo el ministro de la Secretaría de Gobierno, Carlos Marun. En su presentación señaló que por imperativos constitucionales la reforma de la Seguridad Social no puede ser realizada mientras dure la intervención militar en la seguridad pública del estado de Río de Janeiro -que fue decretada el pasado viernes por Temer-.

Según dijo, no hay seguridad jurídica para interrumpir provisionalmente la intervención en Río de Janeiro para poder votar la reforma, por lo que es imposible darle continuidad a la tramitación del Proyecto de Enmienda a la Constitución (PEC) en el Congreso.

La votación en Diputados estaba prevista para esta semana pese a que el Gobierno ya había admitido que aún no tenía apoyo suficiente de los parlamentarios para aprobarla.

El texto original sufrió diversas modificaciones desde que el Gobierno lo presentó ante la reticencia que mostraron muchos oficialistas debido a la cercanía de las elecciones presidenciales.

Sin embargo, el principal motivo de discordias, y que provocó la indignación de los sindicatos del país, es el de aumentar la edad mínima de jubilación, la cual sería de 62 años para las mujeres y 65 para los hombres.

Actualmente, la ley permite a las mujeres jubilarse con 30 años de aportes y a los hombres con 35 sin que exista ningún límite de edad para ello.

El titular de la Central Única de Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, celebró la decisión y señaló que «Es la mayor derrota de los golpistas y una victoria que muestra la fuerza de la clase trabajadora».

Desde el gobierno, de todas formas, apuestan a lograr modificaciones menores a la ley actual hasta que haya un tiempo más propicio para lograr la reforma de fondo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar