Generales

CAPITAL CONTINÚA CON ASISTENCIA A MÁS DE MEDIO MILLAR DE VECINOS

Con las precipitaciones de ayer, la ciudad totalizó cerca de 200 milímetros de agua caída durante las últimas 48 horas. Autoridades refuerzan medidas de contingencia. Aumentó la superficie cubierta en parque Cambá Cuá. Piden ayuda en Arazaty y Caridi.
Las precipitaciones intensas de las últimas 48 horas generaron estragos en distintos puntos de la capital provincial. La alerta por mal tiempo se extendió para esta semana y la represa Yacyretá pronosticó crecida en el mismo período. Ante esto, la Comuna refuerza medidas de contingencia, y emergen nuevos reclamos desde barrios afectados.

Las fuertes lluvias continuaron ayer y junto con las del pasado sábado totalizaron 185 milímetros, según informaron desde el Municipio capitalino, que durante toda la jornada asistió mediante cuadrillas de emergencia a unas 600 familias damnificadas por el ingreso de agua a sus viviendas en distintos barrios.

“El pronóstico no es alentador y prevé lluvias para la noche del domingo y el mediodía del lunes, por ello los servicios de emergencias municipales permanecen activos y alertas ante estas circunstancias”, comunicaron anoche desde prensa municipal. “Las 40 delegaciones municipales ubicadas en diferentes barrios están abiertas y con las cuadrillas trabajando en las calles”, agregaron.

Así aludieron al “alerta por tormentas fuertes o severas” emitido hacia la noche y con vigencia para las próximas horas, por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) para “Chaco, Norte y centro de Corrientes, Formosa y Misiones”.

Entretanto, desde la gestión Tassano comunicaron también la inhabilitación de los balnearios ubicados en Molina Punta y playa Islas Malvinas de Costanera Sur.

Al respecto, el secretario de Coordinación citadino, Hugo Calvano, comentó que “continuamos con la asistencia a unas 600 familias en diferentes barrios de Capital, todos los equipos trabajan para acompañar a cada familia”, y que en ese marco llegaron en horas de la tarde hasta los barrios Ongay e Irupé “entregando alimentos y frazadas”, agregó.

Una presencia fuerte es la que impone la Comuna a través de sus cuadrillas de emergencia hídrica. Al mismo tiempo es la que demandan familias afectadas en otros puntos como el Caridi y Arazaty (ver recuadro aparte), el barrio Sol de Mayo (ver página 6), y el Cambá Cuá.

Son vecindarios costeros con fuerte riesgo sanitario, acrecentado por el reciente pronóstico de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), que en su parte oficial de ayer advirtió por intensas precipitaciones en la zona del embalse, que aportarán al caudal del Paraná haciéndolo crecer de manera notable durante toda esta semana.

Con este panorama en el frente, la inhabilitación de playas resuelta por Capital fue emulada en otras localidades ribereñas como Ituzaingó, que declaró el cierre de todos sus balnearios.

Por el contrario, autoridades de Bella Vista, Empedrado y Paso de la Patria ratificaron la apertura de sus playas públicas hasta tanto se resuelva medida en contrario.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba