Generales

Ex mujer del acusado dijo que conocían el lugar donde fue encontrada Tamara

Un da­to que no es me­nor se co­no­ció ayer, tras el tes­ti­mo­nio que brin­dó an­te el Tri­bu­nal Oral Pe­nal Nº1 (TOP), Mi­riam A ex­pa­re­ja del sos­pe­cho­so de ha­ber ma­ta­do a Ta­ma­ra en ene­ro del año pa­sa­do.

En el TOP Nº1 se lle­vó a ca­bo la úl­ti­ma au­dien­cia del año, so­bre el cri­men de la jo­ven Ta­ma­ra Za­la­zar, en el cual el úni­co acu­sa­do es Ra­úl Es­ca­lan­te, su pa­re­ja en ese en­ton­ces.

Dos fue­ron los tes­ti­gos ci­ta­dos ayer, uno de ellos fue Mi­riam A, ex­pa­re­ja de Es­ca­lan­te.
Acla­ró en su pre­sen­ta­ción an­te el Tri­bu­nal que des­de que su­ce­dió el he­cho, ene­ro de 2016, es­tá se­pa­ra­da del acu­sa­do.
Con­sul­ta­da por la pre­si­den­cia del Tri­bu­nal si co­no­cía el lu­gar don­de fue en­con­tra­do el cuer­po sin vi­da de la jo­ven Ta­ma­ra di­jo que era ha­bi­tual des­cen­der del ve­hí­cu­lo en esa zo­na cuan­do via­ja­ban al in­te­rior.

“Mu­chas ve­ces lo acom­pa­ñé (al acu­sa­do) al pa­ra­je Ta­cua­ral don­de ha­cía tra­ba­jos. Y esa zo­na (en don­de la en­con­tra­ron a la víc­ti­ma) co­no­ce­mos muy bien por­que so­lí­a­mos ba­jar pa­ra ha­cer nues­tras ne­ce­si­da­des”, na­rró la tes­ti­go.
Des­de la que­re­lla, Her­min­do Gon­zá­lez di­jo a épo­ca que no de­ja de ser un “da­to in­te­re­san­te”, por­que con­fir­ma que Es­ca­lan­te co­no­cía muy bien el lu­gar, si­tua­ción que ha­bía ma­ni­fes­ta­do en su de­cla­ra­ción que so­lo pa­sa­ban por la zo­na sin te­ner ma­yo­res de­ta­lles.
Por otra par­te ates­ti­guó la en­car­ga­da de un mo­tel, lu­gar que se ha­bí­an en­con­tra­do el día de la de­sa­pa­ri­ción de Ta­ma­ra (12 de ene­ro).
La mu­jer de nom­bre Ro­sa M no pu­do apor­tar da­tos que ayu­den a la cau­sa, ya que no re­cor­dó si en esa fe­cha ha­bía cá­ma­ras en el lu­gar, ade­más de acla­rar que el mo­tel tie­ne un sis­te­ma de fil­ma­ción que so­lo du­ra sie­te dí­as y que lue­go se bo­rran los vi­de­os y que las pla­ni­llas de re­gis­tros ca­si dia­ria­men­te se des­tru­yen.

Es­ca­lan­te tan­to al in­gre­so co­mo a la sa­li­da del de­ba­te fue cus­to­dia­do por efec­ti­vos de di­fe­ren­tes gru­pos es­pe­cia­les. An­te he­chos de in­sul­tos que re­ci­bió por par­te de fa­mi­lia­res de Ta­ma­ra.
La pró­xi­ma au­dien­cia fue fi­ja­da pa­ra el pró­xi­mo 2 de fe­bre­ro a las 10:30.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar