Generales

Brutal agresión: su pareja le fracturó un hueso de un puñetazo

Ma­ría tie­ne 25 años y es ma­dre de cua­tro hi­jas. Vi­ve en un ba­rrio po­sa­de­ño pe­ro des­de ha­ce unos dí­as es­tá in­ter­na­da en el hos­pi­tal Ma­da­ria­ga, don­de la ope­ra­rán.

Ella fue víc­ti­ma de un bru­tal ata­que por par­te de su pa­re­ja, un jo­ven de la mis­ma edad, a quien se le abrió una cau­sa pe­nal.
La chi­ca tie­ne frac­tu­ra de ma­xi­lar su­pe­rior. Muy do­lo­ri­da la lle­va­ron unos pa­rien­tes al cen­tro de sa­lud, don­de le con­fe­só a los alle­ga­dos lo que ha­bía pa­sa­do.
Tras el he­cho to­mó in­ter­ven­ción del juez de Vio­len­cia Fa­mi­liar, Al­fre­do Ol­mo He­rre­ra, quien dis­pu­so que el ata­can­te no pue­de acer­car­se a la re­si­den­cia de la víc­ti­ma por un año. Ade­más le otor­gó a la mu­cha­cha el cui­da­do per­so­nal de sus hi­jas y ha­bi­li­tó co­mo guar­da a una tía has­ta que la le­sio­na­da re­ci­ba el al­ta mé­di­ca co­rres­pon­dien­te.
Ma­rí­a, ade­más, fue pro­vis­ta de un bo­tón an­ti­pá­ni­co, pa­ra aler­tar so­bre la even­tual pre­sen­cia de Jon (tal el nom­bre del vio­len­to) cer­ca su­yo.
De acuer­do con el re­la­to que hi­zo la víc­ti­ma, Jon y unos ami­gos es­ta­ban fren­te a su ca­sa to­man­do be­bi­das al­co­hó­li­cas y pre­sun­ta­men­te dro­gán­do­se con al­gu­na sus­tan­cia.
En de­ter­mi­na­do mo­men­to, él le pi­de que co­ci­ne al­go pa­ra el gru­po y ella le res­pon­de que me­jor él en­tra­ra a la ca­sa. Tras es­te bre­ve in­ter­cam­bio, se­gún la de­nun­cia, el jo­ven le apli­có un pu­ñe­ta­zo en el ros­tro a Ma­rí­a, de­ján­do­la con una se­ria frac­tu­ra arri­ba de la bo­ca.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar