Generales

La Armada admitió que posiblemente nunca se sepa qué sucedió con el submarino desaparecido

Lo deslizó el vocero de la fuerza al referirse a las pruebas necesarias para determinarlo; Aguad dijo que hubo «corrupción» en la reparación.

l misterio sobre las causas que generaron la desaparición del submarino ARA San Juan podría no despejarse nunca, según reconoció ayer el último parte brindado por la Armada Argentina. El vocero de la fuerza señaló que la inspección visual, en caso de que se encuentre el navío, quizás no aporte evidencias que permitan dilucidar lo sucedido.

«De poder localizarlo en el lecho del mar, va a dar un indicio, si visualmente se percibe algo que genere una evidencia. Puede que sí, puede que no», admitió ayer el capitán de navío Enrique Balbi, vocero de la Armada, al referirse a los motivos de la desaparición.

El vocero confió en que un peritaje sobre el submarino ARA Santa Cruz, gemelo del San Juan, pueda aportar algunas pistas sobre lo que pudo haber sucedido con el navío.

Según comentó ayer Balbi, «la inspección visual puede arrojar alguna evidencia», que podría completarse con datos que surjan del «submarino ARA Santa Cruz», y con otras informaciones que aporte una comitiva que la Armada envió a Alemania para recabar datos del fabricante del navío extraviadO.

En su primera aparición pública tras la tragedia, Aguad aseguró ayer que hubo «corrupción» en la reparación del submarino y dijo que se inició un «sumario militar».

A su vez, Aguad ratificó ayer, en declaraciones a Joaquín Morales Solá, que no hay chances de sobrevida entre los tripulantes porque «un informe de la Armada» definió «que las condiciones de ambiente extremo y el tiempo que había transcurrido eran incompatible con la vida humana». Además, agregó que la nave «estaba en condiciones» para navegar.

Según informó la nacion el 26 de noviembre, una auditoría detectó irregularidades en los procesos de compra de baterías del submarino para su reparación «de media vida», que tuvo lugar entre 2008 y 2014. Ayer, desde el grupo alemán Thyssenkrupp, encargado de la construcción del buque, dijeron a la agencia de noticias AP que sus «empleados de los sistemas navales no han estado en contacto operacional con la flota de submarinos argentinos por más de dos décadas».

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar