Generales

“Errores que nos cuestan caro”

Suárez carga sobre su espalda una mochila bastante pesada y a pesar de todo se muestra confiado en que con trabajo y concientización a sus jugadores de cómo se deben hacer las cosas, la situación de Mandiyú puede cambiar. Lo que le dejó la derrota 2-1 con Antoniana.

SAL­TA. Las puer­tas del ves­tua­rio vi­si­tan­te del es­ta­dio Pa­dre Mar­te­a­re­na no tar­da­ron en abrir­se, len­ta­men­te los ju­ga­do­res de Man­di­yú fue­ron sa­lien­do ca­da uno con sus per­te­nen­cias a cues­tas, yen­do en bus­ca del óm­ni­bus que a unos po­cos me­tros lo aguar­da­ba pa­ra lle­var­los de vuel­ta a Co­rrien­tes. Al­gu­nos di­rec­ta­men­te iban en bus­ca de su asien­to y otros se que­da­ban unos mi­nu­tos pa­ra sa­lu­dar a co­no­ci­dos.

En­tre los úl­ti­mos en aban­do­nar el ves­tua­rio es­ta­ba Pa­blo Suá­rez, que ape­nas nos vio se acer­có, nos sa­lu­dó, so­li­ci­tó unos mi­nu­tos por­que ha­bía al­guien que es­pe­ra­ba el “sou­ve­nir” que el téc­ni­co le ob­se­quió de re­cuer­do. Des­pués se acer­có a no­so­tros y so­lo co­men­zó a ha­blar, co­mo en una char­la de ca­fé, ha­cien­do su ba­lan­ce de có­mo vio a su equi­po en la de­rro­ta 2-­1 an­te Ju­ven­tud An­to­nia­na, por la 12ª fe­cha de la Zo­na 4 del Fe­de­ral A.

“No ju­ga­mos bien, co­me­ti­mos erro­res que al fi­nal ter­mi­nan cos­tan­do ca­ro. Sa­li­mos a ju­gar­le de igual a igual y eso de vi­si­tan­te no se pue­de ha­cer. Ya lo ha­bla­mos va­rias ve­ces con los mu­cha­chos de que te­ne­mos que te­ner nues­tros mi­nu­tos de es­pe­ra, es­pe­rar que el ri­val tam­bién se se­re­ne, por­que sa­be­mos que ellos sa­len de­ci­di­dos a que­rer ga­nar y po­nen to­das las fi­chas en los pri­me­ros mi­nu­tos pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia. Y no­so­tros no su­pi­mos aguan­tar esos mi­nu­tos ini­cia­les, fui­mos a que­rer res­pon­der gol­pe por gol­pe y lo pa­ga­mos ca­ro. Pe­ro to­do ello es pro­duc­to de la inex­pe­rien­cia de es­tos chi­cos, mu­chas ve­ces lo ha­bla­mos, y se les ex­pli­có que de­be­mos sa­lir tran­qui­los, es­pe­rar que pa­se el alu­vión ini­cial del ri­val pa­ra des­pués co­men­zar a pro­po­ner nues­tro jue­go. Y la­men­ta­ble­men­te ello hoy nos ter­mi­nó cos­tan­do un gol”, ex­pli­có Pa­blo a mo­do de de­sa­ho­go, tra­tan­do de ex­pli­car el por­qué del 1-­0 tem­pra­ne­ro del con­jun­to sal­te­ño.
Des­pués el téc­ni­co de Man­di­yú si­guió con­tan­do su vi­sión del par­ti­do dis­pu­ta­do en la no­che del miér­co­les. “Nos cos­tó bas­tan­te aco­mo­dar­nos en la can­cha, otras ve­ces lo ha­ce­mos más rá­pi­do, fue co­mo que sa­lie­ron al­go así co­mo más re­la­ja­dos, pe­ro el te­ma es que cuan­do se des­per­ta­ron ya es­tá­ba­mos per­dien­do. Des­pués se hi­zo un par­ti­do más pa­re­jo, a tal pun­to que tu­vi­mos si­tua­cio­nes co­mo pa­ra lle­gar al em­pa­te an­tes de que fi­na­li­ce el pri­mer tiem­po, pe­ro vol­vi­mos a fa­llar en la pun­ta­da fi­nal”.

“En el se­gun­do tiem­po -­amplió Suárez-­ con el in­gre­so de Ma­yen­fisch tu­vi­mos más jue­go de equi­po, y los otros dos cam­bios me per­mi­tie­ron po­ner arri­ba gen­te más fres­ca. Que­dó de­mos­tra­do, cuan­do lo ata­ca­mos con­se­gui­mos rá­pi­do el em­pa­te, que se ajus­ta­ba bien a lo que su­ce­día en el par­ti­do. Pe­ro bas­tó que ellos ten­gan una pe­lo­ta pa­ra­da, un cen­tro a nues­tro área y otra vez gol. Des­pués pu­di­mos ha­ber­lo em­pa­ta­do, por­que tu­vi­mos si­tua­cio­nes cla­ras, pe­ro fa­lla­mos en la pun­ta­da fi­nal”. Ese dé­fi­cit se es­tá con­vir­tien­do en to­do un kar­ma pa­ra Man­di­yú, por­que ge­ne­ra, pe­ro lo que ge­ne­ra no lo ter­mi­na plas­man­do en la red.

“Re­al­men­te es un pro­ble­ma, por­que tra­ba­ja­mos y mu­cho en ello, prac­ti­ca­mos en de­fi­ni­ción co­mo tam­bién có­mo mo­ver­nos en las pe­lo­tas pa­ra­das, no hay mu­chos se­cre­tos, es sa­ber ubi­car­se, en un ti­ro li­bre co­mo el del se­gun­do gol, te­nés que sa­car a tu ri­val prác­ti­ca­men­te has­ta la lí­nea del área gran­de, no le po­dés per­mi­tir que te ven­gan a ca­be­ce­ar ca­si den­tro de tu área chi­ca co­mo su­ce­dió en el se­gun­do gol de ellos. To­do ello se tra­ba­ja y mu­cho en la se­ma­na, pe­ro es­tá vis­to que hay que se­guir in­sis­tien­do so­bre ello”, re­mar­có.

Así co­mo no hu­bo an­tes mu­cho tiem­po pa­ra sa­bo­re­ar la vic­to­ria an­te San Jor­ge, tam­po­co lo hay aho­ra pa­ra di­ge­rir es­ta de­rro­ta fren­te a Ju­ven­tud An­to­nia­na, por­que en unos dí­as más hay que vol­ver a sa­lir a la ru­ta pa­ra en­fren­tar el do­min­go a Spor­ti­vo Pa­tria en For­mo­sa.
Al res­pec­to, el ex DT de Ta­lle­res, Cu­ru­pay y Hu­ra­cán, por ca­so, sos­tu­vo: “No te­ne­mos tiem­po pa­ra re­la­jar­nos, ya te­ne­mos que em­pe­zar a pre­pa­rar el par­ti­do del do­min­go. Es­te co­rri­mien­to en las fe­chas no nos fa­vo­re­ce en na­da a no­so­tros, por­que no nos de­ja mar­gen pa­ra que los ju­ga­do­res se re­cu­pe­ren fí­si­ca­men­te. Es­to de te­ner que ju­gar miér­co­les y do­min­go, en un plan­tel cor­to co­mo el nues­tro, se pa­ga ca­ro. Te­ne­mos le­sio­na­dos a (Ra­fa­el) Blas­co y (E­ma­nuel) Ta­ra­bi­ni, (Ni­co­lás) Mon­je el otro día ju­gó a pe­sar de es­tar con pro­ble­mas es­to­ma­ca­les y ade­más arras­tra una mo­les­tia en el aduc­tor, aho­ra fue ex­pul­sa­do (A­le­jan­dro) Pa­ju­rek, por lo que lle­ga­ré a Co­rrien­tes y co­men­za­ré a ver qué equi­po ar­mo pa­ra ir a ju­gar el do­min­go en For­mo­sa”.

No es fá­cil es­tar en el cue­ro de Pa­blo, la res­pon­sa­bi­li­dad y la pre­sión, más en el ca­so de él por ser un hom­bre de Man­di­yú, pe­ro es lo que le to­ca vi­vir y lo tie­ne que afron­tar. Él in­sis­te con que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal en es­ta tem­po­ra­da en el Fe­de­ral A es con­ser­var la ca­te­go­ría y por lo que se ve has­ta aquí no se­rá ta­rea sen­ci­lla, pe­ro tam­po­co es una mi­sión im­po­si­ble, por­que pue­den ha­ber ri­va­les con mu­chos nom­bres, co­mo el ca­so pun­tual de An­to­nia­na, pe­ro has­ta aquí na­die de­mos­tró fut­bo­lís­ti­ca­men­te ser más que otro, ni el mis­mo Sar­mien­to de Re­sis­ten­cia, hoy pun­te­ro del gru­po.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba