Generales

Nuevas revelaciones sobre el caso de la mujer que se arrojó de un auto en Curuzú

Aunque la Policía maneja el caso bajo un estricto hermetismo por pedido de la Justicia, un medio colega de Curuzú (www.rompecabezasdigital.com.ar) avanzó en  detalles exclusivos del confuso episodio que ocurrió el martes último por Ruta 126. La mujer que se arrojó de un auto en marcha habría consumido drogas, y se tiró presuntamente por temor a ser secuestrada por una banda dedicada a la trata de personas.

En las últimas horas trascendieron más datos respecto al caso que mantiene en vilo a la comunidad curuzucuateña ocurrido el pasado martes.
Uno de los datos es que la mujer que se arrojó del Chevrolet Versa, color blanco, en el tramo que va desde Cuatro Bocas hasta el cruce con la 126 es oriunda de Mendoza, hasta donde estaba volviendo tras ser dada de alta en una clínica de Curuzú.
El hombre era de Resistencia, Chaco, y habría invitado a la mujer a realizar el viaje desde la provincia cuyana.
La mujer contó a la Policía que conocía al hombre desde hace dos meses aproximadamente, al parecer mantenían una relación sentimental y este la habría invitado a realizar el viaje ya que él le manifestó que se desempeñaba como vendedor de una conocida empresa de vinos.
También relató que le comenzó a llamar la atención ciertas actitudes del hombre, como observar permanentemente el celular y mostrarse inquieto, mirando hacia un costado y al otro, como que si esperaba la presencia de otro vehículo.
Ella comenzó a sospechar que podría ser víctima de un caso de trata de personas – algo que puede llamar la atención ya que comúnmente este tipo de caso suelen darse con mujeres que son traídas desde el norte de nuestro país o el Paraguay y que tienen como destino las grandes urbes – y tomó la dramática determinación de arrojarse del auto.
La denunciante fue auxiliada por otro rodado cuyos ocupantes fueron testigos directos de la situación, ellos la acercaron hasta una empresa ubicada en las afueras de Curuzú desde pusieron en conocimiento a las autoridades policiales, hasta allí llegó un patrullero que finalmente la trasladó hasta la guardia del Hospital Irastorza.
Producto de la caída presentaba varios golpes en el cuerpo, pero ninguna de las lesiones era de gravedad; en su relato estremeció a todos cuando dijo que al tirarse del auto estuvo a punto de ser atropellada por un camión.
Sobre ella se supo que tiene 22 años y que tras declarar y cumplimentar una serie de actuaciones a requerimiento policial y de la justicia se la autorizó regresar a Mendoza para reunirse con su familia que le envió el dinero para el viaje.
El hombre es de apellido Balbo y tiene 43 años, en las últimas horas sufrió una descompensación en la Alcaidía de Comisaría Primera por lo que tuvo que ser internado en el Hospital Irastorza a dónde aún permanecía hasta la mañana de hoy.
Pero el dato más llamativo de este caso es que los estudios médicos practicados a la mujer arrojaron la presencia de restos de cocaína en la sangre.
El caso aún tiene muchos puntos en duda, se abrieron causas por supuestas lesiones, privación ilegítima de la libertad y tentativa de trata.  Las actuaciones se encuentran a cargo de la Comisaría de la Mujer y el Menor de Curuzú Cuatiá con conocimiento del Juzgado de Instrucción y Correccional local.
Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar