Generales

CONDENARON A ANDREA TORRES CONDADO POR LA MUERTE DE RUBÉN RE

El Tribunal Oral Penal Nº2 la sentenció a cinco años y medio de prisión, aunque será encarcelada recién cuando el fallo quede firme.
El Tri­bu­nal Oral Pe­nal Nº2 de Co­rrien­tes ce­rró un ca­pí­tu­lo im­por­tan­te en el ca­so por la muer­te del pro­fe­sor de te­nis Ru­bén Re, al sen­ten­ciar a la úni­ca im­pu­ta­da por el he­cho, An­drea To­rres Con­da­do, a una pe­na de cin­co años y me­dio de pri­sión, ade­más de fi­jar un re­sar­ci­mien­to eco­nó­mi­co que su­pe­ra los dos mi­llo­nes de pe­sos.

Es que el fa­lle­ci­do en­tre­na­dor de­por­ti­vo te­nía una mu­jer y dos hi­jas, por lo que por ca­da dam­ni­fi­ca­da se fi­jó una su­ma de 800 mil pe­sos. De es­ta ma­ne­ra, To­rres Con­da­do fue ha­lla­da cul­pa­ble de ha­ber aban­do­na­do a Re, con quien man­te­nía apa­ren­te­men­te una re­la­ción sen­ti­men­tal pa­ra­le­la.

La úl­ti­ma vez que la víc­ti­ma fue vis­ta en bue­nas con­di­cio­nes de sa­lud por su fa­mi­lia fue en los pri­me­ros dí­as de fe­bre­ro de 2013, cuan­do ha­bía di­cho a sus alle­ga­dos que iba a re­a­li­zar un via­je a Bue­nos Ai­res.
Así es que el dam­ni­fi­ca­do sa­lió de su ca­sa ubi­ca­da en la ciu­dad de Re­sis­ten­cia, pe­ro en vez de ir ha­cia la men­cio­na­da pro­vin­cia, se di­ri­gió ha­cia la vi­lla tu­rís­ti­ca co­rren­ti­na de Pa­so de la Pa­tria. Lo hi­zo acom­pa­ña­do de An­drea To­rres Con­da­do, quien ha­bría si­do su aman­te.

No obs­tan­te, el 6 de fe­bre­ro, el pro­fe­sor de te­nis fue ha­lla­do mal­he­ri­do a unos 30 me­tros de una ca­sa­quin­ta que ocu­pa­ba, la cual es­ta­ba ubi­ca­da por ca­lle Go­ya, en­tre Mon­te Ca­se­ros y Em­pe­dra­do. Se­gún se re­cuer­da, por las le­sio­nes, Re es­ta­ba irre­co­no­ci­ble y fue hos­pi­ta­li­za­do en ca­li­dad de NN. Su iden­ti­dad se su­po al ca­bo de unos dí­as y el ca­so co­bró no­to­rie­dad en la pren­sa so­bre to­do cuan­do, po­co más de 20 dí­as des­pués, Re fa­lle­ció in­ter­na­do en el cen­tro de sa­lud cha­que­ño “Ju­lio C. Pe­rran­do”.

Al jui­cio, que fue lle­va­do en el edi­fi­cio de Plá­ci­do Mar­tí­nez 1056, To­rres Con­da­do lle­gó en li­ber­tad pe­se a que du­ran­te la ins­truc­ción es­tu­vo de­te­ni­da un tiem­po sien­do pro­ce­sa­da a prin­ci­pios de agos­to de 2013 y li­be­ra­da ese mis­mo mes. En sep­tiem­bre se ha­bía dic­ta­do su pri­sión pre­ven­ti­va, aun­que lue­go su abo­ga­do de­fen­sor lo­gró su li­be­ra­ción. Es así que lle­gó sin es­po­sas a la sa­la de au­dien­cias, acu­sa­da por el de­li­to de aban­do­no de per­so­na, ya que la prin­ci­pal hi­pó­te­sis era que, a bor­do de un au­to­mó­vil mar­ca Hon­da Fit, atro­pe­lló al pro­fe­sor de te­nis y lo de­jó aban­do­na­do. Pe­se a ello, se­gún es­ta­ble­ció la que­re­lla en sus ale­ga­tos, Re no mu­rió a par­tir de las le­sio­nes su­fri­das en aque­lla opor­tu­ni­dad, si­no que fue por un vi­rus in­tra­hos­pi­ta­la­rio, lo cual por un la­do ha­bría ti­ra­do aba­jo la hi­pó­te­sis de un ho­mi­ci­dio.

Des­de un pri­mer mo­men­to, la in­ves­ti­ga­ción ha­bía des­car­ta­do la hi­pó­te­sis de ro­bo en el ca­so Re, ya que tan­to su au­to­mó­vil co­mo otras per­te­nen­cias es­ta­ban in­tac­tas, lo cual apun­ta­ba a que el mó­vil del ata­que fue otro. Los in­ves­ti­ga­do­res po­sa­ron sus sos­pe­chas rá­pi­da­men­te en To­rres Con­da­do, quien es­tu­vo jun­to al pro­fe­sor de te­nis en la men­cio­na­da vi­lla tu­rís­ti­ca, se­gún pu­do dar fe uno de los tes­ti­gos, un hom­bre de ofi­cio car­pin­te­ro, quien ase­gu­ró que en “El Pa­so”, en­con­tró a Re y es­te le pi­dió que le re­a­li­ce unos tra­ba­jos en su ca­sa­quin­ta. Jun­to al pro­fe­sor de­por­ti­vo vió a To­rres Con­da­do.

Du­ran­te el jui­cio, otro de los tes­ti­gos, quien era ín­ti­mo ami­go de Re, con­tó que lle­gó a dia­lo­gar con To­rres Con­da­do y que apa­ren­te­men­te te­nía mu­chos da­tos pe­se a que en ese mo­men­to se te­nía po­cas cer­te­zas so­bre la víc­ti­ma. El tes­ti­mo­nio ha­bría si­do fun­da­men­tal.

No obs­tan­te, la de­fen­sa de la im­pu­ta­da sos­te­nía que las le­sio­nes su­fri­das por Re no eran com­pa­ti­bles con las de la em­bes­ti­da de un ve­hí­cu­lo y que in­clu­so una de las he­ri­das, la que se pro­du­jo en el pe­cho, se de­bió a las prác­ti­cas de re­a­ni­ma­ción que se efec­tua­ron pa­ra in­ten­tar que re­co­bre el co­no­ci­mien­to.
Di­cha pos­tu­ra fue apo­ya­da por pro­fe­sio­na­les mé­di­cos que com­pa­re­cie­ron en las au­dien­cias. Los tes­ti­mo­nios fue­ron se­gui­dos muy de cer­ca por los fa­mi­lia­res de Re, so­be to­do por su es­po­sa Sil­via Es­qui­vel y sus dos hi­jas, quie­nes al es­cu­char la men­cio­na­da sen­ten­cia, no pu­die­ron ocul­tar las lá­gri­mas y la emo­ción vi­vi­da al mo­men­to de co­no­cer la de­ci­sión de los jue­ces del Tri­bu­nal Oral Pe­nal Nº2. No era pa­ra me­nos, ya que fue una es­pe­ra de po­co más de cua­tro años. “Na­die me de­vuel­ve a Ru­bén, pe­ro que­ría que sal­ga la con­de­na pa­ra que la so­cie­dad se­pa lo que ella hi­zo”, ex­pre­só Sil­via Es­qui­vel, aun­que acla­ró que an­te una muer­te “no se pue­de es­tar con­for­me. Hu­bo Jus­ti­cia, si se pue­de lla­mar así”. Si bien fue con­sul­ta­da por el re­sar­ci­mien­to eco­nó­mi­co, opi­nó que es un te­ma en­tre abo­ga­dos. Va­le re­cor­dar que la que­re­lla ha­bía pe­di­do una su­ma 47 mi­llo­nes. A to­do es­to, uno de los le­tra­dos que re­pre­sen­ta a la fa­mi­lia, Car­los Na­va­rro, ma­ni­fes­tó que in­ten­ta­ría que la su­ma del re­sar­ci­mien­to de­fi­ni­do por los jue­ces au­men­te.

Quien se mos­tró mas con­for­me con lo ac­tua­do ayer fue la her­ma­na de la víc­ti­ma, Lo­re­na Re, quien pri­me­ra­men­te ma­ni­fes­tó ha­ber sen­ti­do te­mor an­te ru­mo­res de que iba a ha­ber con­ni­ven­cia con la, aho­ra, con­de­na­da. Des­ta­có en ese sen­ti­do “el pa­pel del fis­cal (Gus­ta­vo Schmidt)” y del tri­bu­nal que “se com­por­tó de acuer­do a lo que he­mos pe­di­do. Se hi­zo Jus­ti­cia”.

Otro ca­pí­tu­lo en el jui­cio fue una pe­que­ña po­lé­mi­ca que ocu­rrió por fue­ra de la sa­la de au­dien­cia y que jus­ta­men­te in­vo­lu­cró a Schmidt y al otro que­re­llan­te, Fran­cis­co Le­gui­za­món.

El en­tre­di­cho se de­bió a que en el mo­men­to de los ale­ga­tos, la que­re­lla plan­teó de­sis­tir de la acu­sa­ción por la muer­te (ya que en­ten­día que se pro­du­jo por sep­sis o in­fec­ción in­tra­hos­pi­ta­la­ria) y avan­zó con la fi­gu­ra de aban­do­no de per­so­na, por lo que pi­dió tres años de cár­cel. En tan­to Schmidt so­li­ci­tó sie­te años. An­te la pren­sa, lue­go del ale­ga­to, el fis­cal in­di­có sen­tir­se sor­pren­di­do an­te “el cam­bio de ca­li­fi­ca­ción que hi­zo la que­re­lla”. Lue­go de es­to, Le­gui­za­món co­men­tó a un me­dio co­le­ga que eva­lua­ba acu­sar al fis­cal por in­tro­mi­sión. Es­to al fi­nal no pa­só y en la úl­ti­ma au­dien­cia só­lo se es­cu­chó el fa­llo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar